La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / La princesita isabella y el coyote de la antigua caverna

 Imprimir  Recomendar
  [C:474388]

En un día como por arte de magia en el valle de fe de cuentos fue inundado de guayacanes reales muy coloridos altos y llenos de deseos.
El viejo tuerto contaba una leyenda: El coyote de las antiguas cavernas de las llanuras áridas del pueblo de betania conserva en su caverna la o, una roca tallada con litografía detrás con un orificio en el centro, pero nadie ha podido leerla, dicen que es una bestia feroz y que siempre tiene hambre. El cazador guitigu esta siempre al asecho del coyote para llevarse la o, prácticamente es un desconocido y que proviene de las tierras altas oscuras.

¿Qué gran poder tendrá la o? se preguntan todos aquellos que no se atreven a buscarla.
La princesita isabella se encamina al guayacán morado con la niña de la granja beta, tiene piel amarilla y poderes mágicos la siguen como una nube de color púrpura, pero no pude manipularlos a causa de una peste desbastadora que la ataco, sus poderes mágicos salieron de ella y ahora la siguen sin cesar.
Figuracho los sigue caminando de lado a lodo, es muy bajito, su cabello es erizado, sus dientes son puntiagudos y es de color verde su piel, es el aprendiz de los destellos mágicos llevados por líneas imaginarias que se creen con la mente, aprendiz para manejar la mente superior, es muy gracioso, le gusta ser el bufón para colmar de risas a la princesita y a toda la gente del valle de fe de cuentos en medio de un ambiente de felicidad y armonía.
Arriban al guayacán morado al atardecer, este tiene el poder de conceder deseos y el deseo de la princesita es ir a las llanuras áridas de betania. Se llevan el pasaje de regreso, 5 semillas de frijol, si las pierden estarán perdidos en misterioso pasajes del tiempo por siempre.

Después de tocar el guayacán morado arriban a las llanuras áridas de betania en un abrir y cerrar de ojos. Estando allí ven cactus caminando por doquier pero uno en particular se nota por varios agujeros que tiene, este se detiene y se dirige hacia ellos.

—yo soy el cactus, sean bienvenidos a mi llanura ¡pero cuidado con el cazador! en cualquier parte puede estar, y los puede llenar de agujeros como me sucedió a mi ¡tengan cuidado!
Se movían los extremos del cactus mientras decía.

— ¿señor cactus nos puedes decir como podemos encontrar la antigua caverna?
Se tomaba su falda con sus manos meciéndolas de lado a lado.

—es fácil, sigan al cazador.
Dijo en forma irónica el cactus.

Figuracho: ja, ja, ja, ja,… ¿y cómo encontramos al cazador? Ja, ja,ja…

El cactus: el los encontrara a ustedes.


Después de marcharse el cactus la niña amarilla comienza aponerse de otro color y grano por grano de arena se levantan alrededor de la niña, formando un torbellino que la cubre y después a la princesita y a figuracho.
El torbellino los lleva fuera de ese lugar donde el cazador de aspecto lúgubre asecha ya que los buitres oscuros alertan al cazador de que hay nuevos intrusos.
Alejados del peligro ven siete palmeras. El hermoso oasis donde arrojas agua para arriba y las gotitas levitan un instante y caen suavemente de nuevo al agua, allí la nube de poderes mágicos vuelve al cuerpo de la niña amarilla.
La entrada a la caverna se encuentra al frente de sus espaldas, en medio de dos grandes palmeras de cera. Un aullido les llama la atención y descubren la caverna que al esconderse el sol y esperar a la luna llena proclama la noche, todo se torna angustiante y hasta figuracho deja de reír.
Es la hora activa del cazador que entre tibias tormentas de arena que se vuelven frías como hielo arrasan lo que se encuentre fuera del oasis y de la caverna.
Los buitres alumbran en la noche como anunciando el fin de quien los vea cuando de repente sale el cazador entre las tormentas con su gigantesca mascota, el escorpión del antiguo mar desaparecido. El coyote sale de la caverna gruñendo y aullando muy fuerte, la princesita desenvaina su espada de luz de luna para enfrentarse al coyote.
La niña amarilla comienza desaparecer en un humo espeso terminando en un destello enceguecido que al cazador no le queda otra que cerrar sus ojos. figuracho no sabe qué hacer, mira a lado y lado y sin escapatoria figuracho el cazador lo tiene en la mira y cuando se disponía halar el gatillo la niña amarilla aparece frente al cazador evitando la horrible acción que quería ejecutar el cazador, pero muy ágil el cazador con su rectángulo liquido de la suerte detiene a la niña amarilla, y figuracho queda detenido en un campo de fuerza invisible.
El cazador mirando fijamente a la princesita isabella toma su arma de nuevo y el coyote se abalanza frente al cazador derribándolo y mordiéndolo en sus brazos varias veces, este desesperado se quiere quitar esa bestia de encima pero el coyote es herido por el aguijón del escorpión que lo ataco despiadado. El cazador le ordena al escorpión atacar a la princesita que con su espada lo enfrenta y lucha feroz contra el escorpión hasta que una luz se ve hasta el final del inmenso cielo oscuro cuando su espada mutila la cola del escorpión, este se enciende en llamas hasta desaparecer, después se rompe el hechizo y quedan en libertad los dos amigos de la princesita isabella.
El cazador mal herido se levanta pero es detenido por el figuracho con su doble aro que vino delas estrellas con la o, la niña amarilla conjura sus poderes mágicos. Un rayo de luz sale de las manos de la niña amarilla y envuelve al despiadado cazador que es vencido y desvanecido ara ese mundo genial.
La princesita isabella se destina para la antigua caverna con sus amigos, pero se detiene y mira para atrás, no puede dejar el coyote mal herido, tiene que ayudarlo. La princesita levanta su espada hacia el cielo y por la herida del coyote sale el veneno y su piel se regenera al instante, este tomo de nuevo alientos para ponerse de pie, temeroso figuracho se esconde tras la niña amarilla.
El coyote mueve su cola y aúlla, la princesita ve que tiene un lazo alrededor de su cuello y allí tiene la o, y la princesita lee: es la tercera parte del doble aro y con ella germinara de nuevo la tierra cuando la antigua era termine otra comenzara. Figuracho sabe lo que tiene que hacer, entregara el doble aro al coyote de la antigua caverna, así terminara con su entrenamiento de aprendiz de destellos mágicos.
A la niña amarilla le volvieron sus poderes mágicos y todos felices observan como la princesita arroja las semillas hacia el cielo, sin darse cuenta están de nuevo en el valle de fe de cuentos. Comienzan a caminar hacia sus moradas cuando de repente un leve aullido, es un cachorro del coyote que le obsequio el destino a la princesita isabella para protegerla en su valle de fe de cuentos.

j.c.n-26-octubre-2010

Texto agregado el 14-03-2011, y leído por 133 visitantes. (0 votos)


Lectores Opinan
2011-03-14 18:32:52 Si, como el coyote de Ohinagua: malicioso pero pendejo, eh? marxtuein
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]