La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / Rumbo a la montaña negra

 Imprimir  Recomendar
  [C:473253]

Entre las montañas se ve el horizonte despejado. La tristeza empaña el bello complemento de sueños e ilusiones compartidas, se van los días y el calor hace doblegar el cuerpo, al despertar sentir el fracaso de no hallar a la prometida proeza del amor.

Pertico es un campesino del siglo XV, tiene rasgos de ojos tristes, su cabello es largo y esta cogido en trenzas, es de una raza llamada saltadora y habitan en la arboleda, un paradisiaco habitad de arboles gigantescos y de troncos amarillos. El campesino corre con el alma indefensa contra corrientes de cascadas oscuras que en el bosque nicanor lleno de desolación recorre las extensas tierras descansando muy pocas veces. Los pájaros no manifiestan su canto desde los grandes árboles que se levantan por los aires.
Los senderos son hogueras calcinan tés, desorientado encuentra una extraña roca y la lleva con él. La agonía se llena de misterios temerosos entre letanías para salir de la adversa situación, que inaguantables desmadejan su ánimo y las hermosas flores alrededor se marchitan.

Pertico corre saltando entre rocas en medio del cauce de un pequeño riachuelo profundo a nivel del terreno, hay árboles a lado y lado con pronunciadas ramas florecidas, el campesino temeroso se detiene e inmóvil se acurruja y observa cómo es envuelto por la espesa niebla fría que trae con ella sombras que asechan, tiene en su mano un triangulo de ébano que aferra muy fuerte.
Los rayos del sol pasan efímeros entre los pocos claros de la espesa niebla fría que se mueve crujiendo entre ramas rotas, desintegrando las hojas caídas. El paso de unos caballos agobian a pertico seguidos de relinchos constantes hasta que se alejan y la niebla desparece.
Pertico sale del cauce y comienza a subir por una montaña de rocas redondas hasta llegar a la cima, el crepúsculo es hermoso pero la niebla aparece de nuevo con aullidos que proclaman a lo lejos a la casería.
Los zorros rayados como una cebra. Grandes como un león del bosque nicanor con sus pronunciados colmillos entrelazados, babeando y olfateando sin cesar se dispersan para cazar su presa que se encuentre en la montaña de rocas redondas.
El campesino pertico sabe que los aullidos son comunicación entre los zorros rayados y la gran manada para rodearlo. La espesa niebla avanza cada vez más rápido y pertico corre montaña abajo muy ágil, al bajar comienza acorrer por una breve llanura hasta que la gran maleza lo detiene, difícil correr allí y sin nada con que cortar para abrir camino pierde tiempo valioso ya que los zorros rayados se acercan cada vez mas.
Toma aliento y se adentre contra la abundante maleza hiriendo su piel con ramas puntiagudas que abundan allí hasta que de nuevo arriba a una zona libre de maleza, pero lleno de arboles. Entrando ya la noche esta se siente perdido, está rodeado, cuando se creía que no había oportunidad trepa como si nada un gran árbol aferrándose con sus manos tronco arriba la propia vida, salta de una rama a otro árbol desafiando las alturas muy seguro de sí.
Los zorros rallados desisten de la presa por otra más cómoda de atrapar. La niebla parece enfurecida silbando sin cesar mientras pertico huye despavorido sin dejar de saltar hasta que encuentra un árbol madre, más grueso y grande que todos; en él hay un hoyo que lo ocultan unas ramas y sin pensarlo se adentra allí para ocultarse.
La niebla humedece las hojas de los grandes árboles y por ellas se deslizan gotas constantes muy sigilosas, como si buscaran a alguien. La niebla fría sigue buscando en contra del mismo viento y de nuevo los relinchos se escuchan cuando de repente desmontan varios caballeros con armaduras y cascos con cuernos los caballos, con sus antorchas encendidas buscan entre los matorrales. Pertico por la ranura del escondite observa entre el resplandor del fuego de las antorchas que son destrollers, los caballos y a los caballeros con su penachos blancos, cascos oscuros, cimeras triangulares, viseras en forma de calavera y uno de ellos tiene la gola de oro, en su escarcela tiene un cuerno forjado en oro, la pechera del caballo es de color negro y tiene forjado el mismo cuerno, la testera cubre el rostro cadavérico de los caballos y la capinaza es blanca también, en su barda muestra caballeros arrasando con sus espadas imponentes definidamente para identificar el reino destrollers, fabricadas por esclavos y muy bien diseñadas para proteger el caballo.
Desesperados los extraños caballeros montan sus caballos de nuevo y se marchan pero la niebla sigue por los alrededores.
Pertico se atreve a sacar su cabeza para mirar más terreno a la vez y ve a una mujer con un vestido de algodón blanco brillante, cabello lizo ocultando su rostro con un velo y sollozando decía: ¡hay mis gemelos! ¿Dónde están? ¿Quién se los llevo? mis hijos devuélvanmelos.
La leyenda cuenta quela mujer del vestido blanco brillante se llama licana y es una bruja, tiene el rostro desfigurado a causa de las quemaduras que le hizo la misma gente de su pueblo creyendo que ella misma ofreció en sacrificio a los gemelos, fue desterrada y condenada a vivir sola entre las tinieblas frías buscando a sus hijos por media eternidad.
No deja de gritar y llorar la bruja, de repente su rostro mira con dirección donde pertico, este no se esconde y sintiendo la mirada de la bruja ve una imagen efímera. Son destrollers montados en sus caballos, quemando, asesinando, robando y ultrajando a las mujeres de una humilde granja.
Licana continúa su camino sollozando hasta perderse entre la niebla fría. pertico prefiere continuar saltando éntrelos arboles cuando sin previo aviso el viento comienza soplar muy fuerte anunciando a las bestia guertolas del lejano horizonte. Tienen cuerpos de hombre con garras letales en sus manos, cabezas de lagarto y eficientes alas que en la noche de la luna llena arriban a la montaña negra en busca de su líquido tibio y primordial, la sangre de doncellas, pero no les es indiferente el alimento que se atraviese en su camino.
Una bestia de esas se percata de la presencia pertico, dos mas guertolas se unen y en picada arremeten contra el campesino que indefenso y lleno de pánico cierra sus ojos esperando ser destrozado pero las bestias. Sin explicación se detienen, se acercan un poco, ellos apestan huelen a pertico por la espalda babeándolo sin parar y luego se marchan volando con tal fuerza que pertico casi pierde el equilibrio y cae.

La noche fue larga y lluviosa trepado en aquel árbol. El alba despertó y el roció hace lo suyo, los troncos secos que están por los alrededores son como una caparazón para una flor extraña de nombre matilan, despliegan sus pétalos gigantes en la parte superior del tronco y alimentándose del roció alumbran incandescentes, no se pueden tocar porque morirían de inmediato pero cuanto este se acerca pertico se esconden en el tronco seco.
El campesino baja del árbol y se interna por la maleza de nuevo. Los senderos son laberintos sin salida, allí las gentes desafortunadas que sin querer arriban al laberinto se pierden para siempre, porque nunca vuelven a salir.
Toda la mañana camino pertico con el sol sofocante a sus espaldas que consume energía a borbotones, su garganta seca y su cuerpo cansado tiene un breve destello para descansar cuando una gran nube pasa frente al sol y su sombra cobra vida, ve una boca que se abre con filudos dientes que muestra hasta que se desvanece en un suspiro. En ese momento pertico se da cuenta de que esta cerca de la montaña negra.
La montaña negra, en ese tenebroso lugar las sombras no entran, ya que el caluroso sendero se mescla con un aire frio que hace claudicar a los espíritus de baja convicción, la visión es limitada a causa de la constante niebla que se abre como una cortina a medida que pasa pertico muy sigiloso hasta que un remolino aparece de la nada, es una criatura mística con su rostro pálido, sin ojos y muy alto, se llama ormos y se divide en dos, los cuales hacen señas de un vaivén con sus manos queriendo que los siga pertico que agitado desconfía.
Después de caminar durante toda la tarde la montaña negra se encuentra a la vista, los rayos ascendentes trazan la montaña repetidamente dejando ver su monstruosa silueta mientras los truenos estremecen al campesino que ora sin cesar. Hasta los más valientes caballeros de la orden del matiz de la región de las eternas guerras se acongojaría, matiz es la luz que les da energías a sus espadas y espíritus, morirían por retener siempre el matiz sin dudarlo.
pertico quiere terminar de una vez por todas con la angustia que siente, desea entregar el triangulo y que el rey armandion cumpla su palabra y entregue a su candorosa y concubina mafen, que con sus labios gruesos, piel blanca, ojos negros y grandes, un cabello hermoso largo que le rodea la cintura le hace falta la presencia de ese terruño en su lecho que añora tener de vuelta en su morada, su vida es mafen.

Armandion es el rey de los cuernos de oro y siempre camina imponente luciendo su capa roja que significa la sangre que derrama sin piedad por su trono, la de los campesinos. Su fortaleza se encuentra en la cima de la montaña negra donde el rey armandion escoge que tierras calcinar desde su pozo de agua negra.
El rey armandion se convirtió gracias a la hechicería de la oscuridad en un dulce niño que supuestamente estaba perdido, mafen lo hallo y este le arrojo un polvo extraño, la durmió. Ahora se encuentra en la fortaleza del rey armandion rodeada de girasoles negros, y dos guardianes que no se mueven de allí custodiando y protegiendo la chica, quieren sellar el destino de mafen y ofrecerla en sacrificio para jamon, dios de las selvas pantanosas, y glorioso en las frías penumbras.
El ascenso por la montaña negra es difícil, la inclemente lluvia arremete y el piso se vuelve pantanoso, presencias tenebrosas se sientes por los alrededores que quieren desorientar pero pertico no deja distraerse y con las uñas clavadas en la tierra para no deslizarse de nuevo hacia el principio no se rinde y como un valiente esquiva rocas que se deslizan desde la cima, después de mucho esfuerzo corona a la cima.


— ¡hooo...! Lo lograste, lo sabía, por amor se logra lo imposible sin razón, ¡ahora entrega el triangulo!
Exigió el rey armandion que como un loco evocaba miles de demonios desterrados levantando sus manos.

—quiero rimero a mi amada.
Sin titubear dijo pertico.

—no estás en posición de exigir, ¡dame mi triangulo!
Ordenaba a pertico mientras desenfundaba su daga de oro.

—no le hagas daño ¡te lo ruego! Déjame marcharme con mi amada y forjar un futuro.
Muy intranquilo de que le ocurriera algo malo a mafen este temblaba sin parar.

Son tres montañas que trazadas forman un triangulo. Tres viajeros de las tierras montañosas se encaminaron en busca del triangulo en inframundos inhumanos que ardían en llamas de pecadores de las calderas de la pudrición hasta que lo hallaron.
El triangulo es un portal a las tierras fértiles del alma, pero este solo funciona con convicción. Los viajeros no se volvieron a ver.
El rey armandion está próximo apuñalar a mafen aferrando su daga muy fuerte.

— ¡nooo….!mi alma declara ferviente amor a mi amada que lleva la línea de mi vida, derribando fronteras inclementes y añorando el sublime aire que trascurre por mis venas cuando ella me besa, abraza. Los rayos del amor guiaron mi camino, ¡rey armandion por favor no lo hagas!
Dijo pertico con una mirada fija y definida.

— ¿Quién te crees bastardo campesino de poca monta? ¡Soy el rey!
Pregunto el rey armandion escéptico y ansioso de sacrificar a mafen.

La daga tiene dirección del corazón de mafen, pero todo se vuelve muy lento y los rayos constantes caen encima de pertico, este cae de rodillas gritando de dolor levantando el triangulo por los aires implorando piedad. Otro rayo cae encima de pertico y este esparce con dirección a los dos guardianes, de inmediato el hechizo de maldad del rey armandion fue destruido y su sacrificio roto, su brazo con destino de muerte fue detenido, pero sigue resistiendo tratando de introducir su daga en el cuerpo de la mujer, pertico suelta el triangulo en el suelo y de inmediato el portal se abre, los tres viajeros salen de allí toman de sus manos al rey armandion y selo llevan junto con sus soldados destrollers, después desparece el triangulo.
Aquel afortunado enamorado hallara el triangulo para rescatar a su enamorada entre su sincero corazón en situaciones adversas.

Los guardianes no saben donde están, son gemelos y pertico les obsequia la extraña piedra que encontró por los senderos calcinan tés, los guiara donde su madre, licana.
Pertico se lleva a su amada entre sus tibios brazos, y despertando lentamente la mujer no sabe lo que paso, pero un beso fue lo primero que le ofreció. Volvieron a su morada, tuvieron dos hijos y vivieron felices el resto de sus vidas.

La montaña negra siempre estará allí, esperando a un nuevo rey malevo que corone su cima reinicie los sacrificios.

j.c.n-30-noviembre-2010

Texto agregado el 23-02-2011, y leído por 170 visitantes. (0 votos)


Lectores Opinan
2011-02-23 09:19:50 Interesante historia de reyes y villanos. ZEPOL
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]