La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / sendero / CARDENAL DE OJO BLANCO

 Imprimir  Recomendar
  [C:471436]

A la abuela le gustaba vivir en casa de mamá. Por las tardes se mecía en la poltrona y entregada a la sensatez de las horas disfrutaba del viento, de las margaritas en floración y del canto de los pájaros que por instantes les daba por silbar. Había clarines, sinsontes, calandrias, jilgueros y dos cardenales. La abuela Camila se había venido del rancho, -papá la había traído. Primero estuvo con mi tía, en un departamento con todas las comodidades, pero decía: “Veo puro carro y de la ventana solo se miran las azoteas con tendederos de ropa”. Nosotros vivíamos en las afueras de la ciudad, era una casa humilde, con techo de lámina, pero había un patio con árboles frutales y abajo un gallinero donde mamá criaba sus pollos.
El corredor largo y amplio, cercado por jardineras donde florecían margaritas enanas, amor de un rato y más de una vez uno que otro tomate enrojecía al calor del sol vespertino. Como la casa fue construida sobre una loma, el viento de las cinco de la tarde parecía un perro juguetón que correteaba cualquier cosa que se le atravesara en el camino. En ese corredor cantaban los pájaros dentro de su jaula. La abuela era la encargada de darles de comer.
-“Juan no quiere cantar”. Dijo la abuela en voz alta para sí. Yo sabía que hablaba del cardenal de ojo blanco. El otro cardenal era lo contrario y le decía Pedro, cantaba tan fuerte que ensordecía. Algunas veces las aves se alborotaban y el corredor era una fiesta de silbidos. Todos hacían bulla, menos el cardenal de ojo blanco. Ya por la noche se bajaban las jaulas y era cuando yo secreteaba en silencio con Juan. Nunca traté de tocarlo, pero había una suave corriente entre los dos.
Una madrugada se escuchó el canto de un cardenal. En la mañana fue la comidilla. Todos preguntaban “¿escucharon cantar al cardenal?” Pero quién fue el que cantó, preguntaba mi papá. Debió de ser Pedro, ya sabemos que Juan no canta. Dijo mamá. Toda una semana lo hizo y tan fuerte que nos espantaba el sueño y lo que parecía novedad se convirtió en molestia. La abuela separó las jaulas para saber cuál era el que nos despertaba y mamá tenía el oído abierto hasta después de la media noche. Nada, no se sabía nada. Tampoco podíamos dejar los pájaros fuera. Era a finales de otoño y las madrugadas llegaban tiritando de frío.
La tarde cambió de luminosa a gris. Pelotas de nubes gordas se asomaron en el cielo y una lluvia finita empezó a caer. “hay que meter a los pájaros dentro de la casa” dijo mamá. Pero antes se les dio una ración de alpiste, agua y se limpió su jaula. ¿Cómo fue? No supimos, pero en un pestañeo el cardenal de ojo blanco escapó. Nada se pudo hacer y esa noche, fui a la cama friolento y cabizbajo. Oía el viento. El agua tamborileaba cuando caía sobre las hojas del naranjo.Naranjo que creció frente a mi ventana. Dormía entrecortadamente. Con los ojos cerrados lo veía y me preguntaba en dónde estaría. La noche húmeda llegó hasta mi almohada. El frío, el sueño, el cansancio me vencieron. En la madrugada desperté sobresaltado. Escuché el canto del cardenal. Seguramente en alguna rama del naranjo se protegía de la lluvia y fiel a su carácter cantaba. Prendí la luz. Me pegué al vidrio de la ventana y pude divisarlo por su ojo de leche. Fue un instante, después se perdió de mi vista, de mis oídos, pero nunca de mi memoria y de mi pecho.
Afuera se oía la chorrera de agua sobre las hojas del plátano y el viento hacía tronar el techo de la casa.

Texto agregado el 21-01-2011, y leído por 373 visitantes. (11 votos)


Lectores Opinan
2011-01-25 18:04:18 ¿Lo que más me agrada de vos?, tu sencillez, y ese sabor que me dejás, con notas románticas, dulce, como de algo oculto, un tanto tímido pero valiente. Es algo impalpable que lo siento al leerte, y me embriaga...***** MujerDiosa
2011-01-23 20:30:24 Parece que el escribir con sencillez, es facil, para nada, si la prosa se acompaña de musica. Parece que es sólo el relato de un niño, que describe la historia de un cardenal, que un dia de frio se escapa. Pero gusto de leer un poco mas y uno se pregunta cual es el tema de dicho cuento? Puedo proponer que la empatia del pájaro con el niño - ojo esta escrito en primera persona y quien lo cuenta es un niño digamos de diez años- Otro lema sería que a las personas como a los seres vivos hay que respetarlos como son, ese cardenal gustaba de la bohemia y el tipo daba serenata en las madrugadas- y la otra que identifico es la lucha que el ser vivo hace por rescatar su libertad aun a costa de que se quede congelado en la noche. Sin duda me quedo con la última. Tiene lo que la humanidad siempre ha buscado el ser libre y a muchos pueblos aun a costa de su exterminio. Si, parece un cuento intrasendente, bien escrito , casi un poema en prosa, pero arrastra al duro que es el respeto a los animales, el respeto a la individualidad y el deseo de libertad. un abrazo undia
2011-01-22 19:59:28 QUE HERMOSO CUENTO! tanitani
2011-01-22 01:32:47 Cuando se habla del campo, Y Se escribe De la propia naturaleza humana, Creo que más de algunos poetas han escrito sobre el cardenal…. Pero aquí Hay una narrativa ejemplar, Haces que el lector se entrecruza De formas Y Símbolos, Presencia De voces, Interpretaciones de los hombres Que a la vez se sienten necesarias, Por esta relación hombre Y canto Es través De su imaginaria riqueza… Mis cinco (Pentagrama_5_ Sendero aquí lo que el campo te ha dejado Lo das con la primicia que solo un buen narrador tiene)… Juan_Poeta
2011-01-22 00:37:05 ...puse una " y" de sobra. Perdona. girouette
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]