La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / Esperanzas de un corazón 2011 El brillo del alba

 Imprimir  Recomendar
  [C:470116]

Una roca en forma de corazón existe en la cima del monte la romera, esta ha dejado de brillar poco a poco. Cuando culmine su brillo la esperanza se desvanecerá entre la tarde abrazando la noche, y el valle de los jardines colgantes se marchitara.

Un árbol se ve en una pequeña planicie, tiene una altura de 1.79m con muy pocas hojas y una lechuza lo rodea constantemente. Unas cadenas de oro están aferradas a dos ramas que sobresalen del tronco y que van en dirección a unas rocas, es como si el árbol estuviera preso.

Es tarde de la noche y el chaparrón de agua inclemente desfoga rayos continuos en aquel árbol.
Las moléculas trasportadoras que absorben el agua en la raíz, le da fuerza y le ayuda a subir atreves del xilema, después de eso estará listo para cuando el brillo del alba aparezca volverá hacer la misma persona que es.

Entre las montañas el alba luce su color azul y el cielo deja caer una pequeña brizna, se le ha perdido la nube marrón pero esto no detiene al brillo del alba luciente en el proceso agua planta. La energía que produce el brillo del alba estimula los movimientos de agua en su interior atreves de la planta, permite la absorción radicular de agua y sales minerales, la sabia bruta se estimula y el árbol comienza a convertirse en una persona.
Su nombre es yeyergon, su piel es corteza y en sus manos están adheridas las cadenas de oro. Conjuros malevos de liantan, su rostro es humo espeso negro y lo cubre un velo, sus ojos brillan como fuego, uñas largas y su cuero esta carcomido por la gangrena cubierto por un vestido de color gris.

Liantan está en busca de hombres que le sacien su sed para que siempre se encuentre rejuvenecida, besándolos les roba el alma y rejuvenece, pero yeyergon se negó y una maldición lo volvió un árbol, solo volverá hacer una persona con el brillo del alba.

Yeyergon yace de rodillas con sus manos cansadas, abre los ojos e implora al cielo piedad. Una esfera brillante desciende destellando un color plateado, un sujeto veterano aparece mientras el búho sigue volando por los alrededores.
El sujeto tiene arrugas pronunciadas, barba blanca que llega casi hasta el suelo, sus cejas blancas y abundantes no le dejan ver sus ojos. Los bellos salen de sus oídos y tiene una mano de color negro y la otra totalmente blanca, una altura normal y un bastón le ayuda a caminar. Se llama jeveccion, yeyergon lo mira convaleciente, este toca las cadenas con su bastón. Las cadenas comienzan a ponerse negras y a volverse polvo.

Entre las montañas el alba nace y la cima están cubiertas por grandes nubes grises, y un poco más arriba la luna llena adorna el firmamento como acariciando el alba. Al frente de allí las montañas llegan hasta las nubes y fogosos los rayos del sol hacen brillar las nubes con un leve color rojizo, la brisa fría refresca la corteza de yeyergon que desorientado el búho le llama la atención volando hacia el sur.
Jeveccion mueve su bastón y dice: arriba al corazón de piedra antes de la segunda noche y pon tus manos en ella, al amanecer el brillo del alba aparecerá y la nube que se perdió del cielo destellaran en cada rincón espiritual.
Los arboles se balancean y sus hojas secas son llevadas por los aires formando un gran torbellino, de allí un libro con alas desciende, cuando toca el piso las alas se esfuman y el libro se abre. Tiene ilustraciones de una reina, la reina eliamia con su cabello dorado y rostro angelical y su collar de perlas azules, está rodeada de bosques y animales s en su castillo paraíso del ensueño. Todo reverdece luciente, pasa la pagina y de nuevo la reine eliamia esta encadenada y mira un cofre de cristal que abierto brilla, pasa la pagina y se ve un pino con enredaderas.
Pasa a la siguiente pagina y muy oxidada a causa que escribieron con tinta de hierro, pero las letras han desaparecido solo han quedado las manchas do oxido. A medida que sigue pasando las aginas más oscuras se ven y todo termina con una frase que dice: la noche será eterna rodeada de penumbras funestas.
El libro entre las manos de yeyergon desaparece en un humo espeso y el búho lo llama con su chillido, este comienza a seguirlo apurando el paso cada vez más, el tiempo pasa muy rápido y el día está por terminar.
El bochorno que despliega la maleza es sofocante y el anhelo de agua es inminente. Por allí pasan varios riachuelos pero es agua sucia, puede enfermar si la toma y aunque la tentación es mucha tiene que atenerse.
El búho sigue volando por los alrededores y yeyergon decide ir riachuelo arriba hasta que el sonido del agua que cae lo guía. Es la gran cascada llamada cabello negro, monumental y hermosa, esta cae en un gran estanque, a la mitad de la altura de esa gran cascada, hay dos rocas que dividen el agua pareciendo un cabello lacio.
El agua se puede beber y sin explicación yeyergon se arroja al vacio cayendo al estanque, el agua comienza a brillar y hacer burbujas por doquier.
Bajo del estanque aparecen nubes con diminutas estrellas que brillan envolviendo el pino que yace en lo profundo, cuando esa nube desaparece deja ver a esa linda reina encadenada, parece un sueño ver esta fuente de energía que despliega la hermosa reina, de repente ella abre sus ojos, sus cadenas se rompen y sin poder respirar el indispensable aire sale a la superficie seguida por yeyergon, el crepúsculo esta a la vista y al desaparecer se convertirá de nuevo en un árbol.
Después de un momento pasa lo inevitable y yeyergon se vuelve un árbol, el búho se posa en sus ramas y la reina eliamia desconcertada y flechada en su corazón por el hombre extraño que la libero, y que a la vez se robo sus pensamientos no lo deja allí solo.

La reina eliamia saca de una bolsa de piel de cordero un cofre de cristal y lo deja al lado del árbol ya que en la noche de ese paraíso es imposible mantenerse desierto, se dispone a dormir la reina.
El alarmo es un ser de aspecto macabro, ojos negros, dientes filudos desgastados y amarillos, orejas en triangulo, cola de caballo. El es el temible ladrón de cabellos hermosos pero en esta ocasión le llama la atención la caja de cristal que brilla con la noche.
Alarmo no para de repararla y no encuentra la forma de abrirla cuando de repente el alba brilla sorprendiendo alarmo, queda inmóvil la caja se abre y se lo traga en un torbellino.
Yeyergon vuelve a ser el mismo, se siente terrible en su cuerpo pero su ánimo se incrementa al ver la reina al lado, se toman de la mano y suben por una larga loma escarpada hasta llegar al sendero, la maleza los rodea y liantan aparece como por arte de magia. Ella despiadada quiere que la gran roca en forma de corazón se apague.

¿yeyergon quieres que el brillo de la roca en forma de corazón sea luciente para siempre?
Dijo la malvada liantan.

¡claro que sí!
Respondió yeyergon desconfiado.

Liantan: quiero el cabello dorado de la reina eliamia.

Los cabellos dentro de la caja de cristal harán rejuvenecer a la malvada liantan, hermosa llena de vanidad se llevara el brillo del alba con ella y en tinieblas será envuelto el amor, la soledad torturara de por vida a los cuerpos y corazones que anhelan compañía. Yeyergon se niega a entregar a la reina, furiosa liantan desenfunda su daga que envuelta en culebras de oro en su mango el filo destella peligroso.
Yeyergon intenta proteger a la reina, su propio corazón que palpita lo lleva a enfrentar el desconocido, pero la reina abre la caja de cristal y liantan sucumbe ante el brillo de la caja de cristal cerrándose de inmediato.
Yeyergon toma de nuevo la mano de la reina mientras se dirigen por el sendero rumbo a la cima el monte la romera, unas cuantas bestias intentaron ponerle fin al camino pero sus intentos fallaron, el búho los protegió y la cima fue lograda.
Sus miradas son conclusas, su beso apasionado hace resplandecer la roca en forma de corazón y el alba en su máxima fase brilla esplendorosa y en medio de la brizna, el arcoíris aparece y los protege el clima.
La esperanza sigue latiendo y aquel hombre se quedo viviendo allí con la reina eliamia, unieron sus corazones sin ocultar emociones y después del brillo del alba la tarde fue eterna y las primaveras infinitas, cálidas llenas de felicidad. Los jardines colgantes construyeron un nuevo castillo que será habitado por los enamorados con vista al hermoso valle.


j.c.n-27-diciembre-2010


Texto agregado el 02-01-2011, y leído por 221 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2012-04-15 11:54:23 Un texto muy hermoso. No entiendo como nadie ha dejado un comentario ni un voto. Un saludo. corazonverde
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]