La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / La princesita isabella y las heliconias en el valle del rey aicron

 Imprimir  Recomendar
  [C:457979]

En el castillo de la princesita isabella todo se encuentra tranquilo, pero el rey aicron. Hombre muy grande y fuerte, amante de muchas magias malignas provenientes del oro, la plata y el bronce.
Usa dos katanas que en sus puntas filudas están forjadas de oro maldito. Su súbdito, el camaleón que en su rostro lleva espinas al igual que en las palmas de sus manos; que con ellas lanza esas espinas con fuerza y veneno mortal.
El mago bufón, Se declaro así mismo. No es el hazme reír del rey aicron, el lo respeta porque en su magia destina mundos inciertos.
Esta totalmente demente, el se ríe de si mismo mientras crea ejércitos mesclando bronce con cobre, y un poco de agua de color blanca.
El rey aicron ordena al mago bufón robar las rocas del pensamiento que se encuentran en el castillo de la princesita isabella, para ordenarlas en los agujeros de las piedras de cristal lucientes.
De esos agujeros saldrían unas nubes brillantes, borrando a toda la humanidad el derecho de decidir. Borrando toda su mente y así ser esclavos del rey aicron, sin ningún impedimento para él.
El mago bufón: ¡camaleón! Iras hasta el valle de fe de cuentos, entraras al castillo de la princesa isabella sin dejar la mas mínima huella de que estuviste allí, y robaras las rocas del pensamiento que están guardadas en una caja de cartón. Rosearas con polvos mágicos de la media estrella del oriente, a las rocas del pensamiento para que se vuelvan invisibles y puedas mimetizarte y evadir los guardias sin ningún problema.
El camaleón logra su objetivo sin ningún percance. A la mañana siguiente las hadariposas con sus alas coloridas vuelan al cuarto de la princesita, esas hadas con cambios de rostro a cada instante, se presentan ante la princesita.
Adariposas: princesita las rocas del pensamiento han desaparecido de tu castillo, y el fulgor de esa luz que cobija a la gente y a sus espíritus de bondad, que merodean el espacio y tiempo se están marchitando.
La dulce princesita despierta desconcertada y corre hacia la ventana, y allí observa millones de totos, que son las aves del valle de fe de cuentos, volando aterrorizados alrededor del castillo y por muchas partes del valle.
Todo se está volviendo un caos, porque el pensamiento es la base de la razón para que las mentes aprendan, sobrelleven la vida sin engaños y sean autónomos de su destino.
La princesita isabella: ¿y para que quieren esas rocas?
Adariposas: no lo sé princesita, pero el mago de sus cuentos lo debe saber, y hay que buscarlo.
Las adariposas se disponen a buscar al mago de sus cuentos, pero no fue necesario, desde los cielos las nubes rojizas abrieron camino para el mago que volaba en su caballo trirtin, con alas muy grandes para volar muy rápido, y sus ojos tienen la magia de hipnotizar a otros seres vivos.
El mago de sus cuentos baja de caballo tritin en el castillo de la princesita isabella. La saluda con honores póstumos y comunica a todo aquel que habita el valle de fe de cuentos, con unos breves conjuros para amplificar su voz, para desde los cielos azules se escuchen como truenos hacia todo el que quiera escuchar.
El mago: lo que ha sucedido es una profanación hacia nuestra integridad y una amenaza hacia nuestros queridos descendientes, no podemos quedarnos de brazos cruzados. Tu princesita isabella guiaras a nuestros grandes ejércitos aliados del sur a la búsqueda de las preciadas heliconias, para nuestro valle de fe de cuentos.
Princesita isabella: ¿mago quien las robo, y para que robarían las rocas del pensamiento?
El mago: el hombre que robo es llamado el camaleón de arin. Fue mandado por el rey aicron y es protegido con la magia de maldad del mago bufón, su ansiedad eterna de conquistar las mentes alumbradas y borrar todo lo entendible por las buenas personas.
Ellos quieren las rocas del pensamiento para colocarlas en los agujeros de las piedras de cristal lucientes, y así romper cerrojos del bien para hacer la unión que provocara las fuerzas de la maldad, lanzando nubes descomunales que serán inhaladas por todo ser vivo, después quedaran convertidos en cristal para siempre.
La princesita isabella se encuentra muy preocupada por lo que le pueda suceder a su gente del valle de fe de cuentos, y a las demás personas más allá de los horizontes más lejanos.
Encontrando las heliconias desplegaran un arco iris que destruirá esa nube, y dejara encerrado la maldad por otra eternidad.
La guerra contra los ejércitos del rey aicron deben ser propuestos por el gran ejército aliado del sur, y dirigidos por la descendencia de corazón de guerreros, la princesita isabella.
Más tarde desde los cielos desciende la doncella Vanesa. Un ángel guardián que con sus alas brillantes y fogosas para las vistas, es la guardiana de la princesita y esta se siente preparada y con mucha confianza para enfrentar este destino designado, así que busca en su caja de cartón varias cosas mágicas incluyendo su pequeña espada de luz.
Rey aicron: ¡oye mago loco! De cifra los pensamientos obsoletos de las maravillas oscuras de tierras profundas, para que mi reino aumente sus fuerzas y todo se incline a mis pies.
Mago bufón: mi rey todo está listo. Las rocas del pensamiento van rumbo hacia el valle de cristal, y cuando salga la nube borrara todas las mentes desde el inicio de la inteligencia, toda la gente con su mente inerte quedara a tu servicio, mi rey aicron; tu poder será más grande y conquistaremos todos los valles y nos apoderemos del mejor, el valle de fe de cuentos.
Rey aicron: ¡el valle de fe de cuentos solo me pertenece a mí!
Mago bufón: ¡no mi rey! La mitad será mía.
Rey aicron: ¡soy el rey y mis órdenes se acatan sin discusión! Entendido.
Mago bufón: ¡eres el rey, sin mí no eres sino una rata estúpida! La mitad o nada.
Rey aicron: nada más la mitad.
Arin viaja con las rocas del pensamiento al valle de cristal mientras el rey aicron prepara 7 ejércitos para proteger el camaleón.
En el valle de barro hay otros 7 ejércitos listos para reclutar a las gentes cuando la nube despliegue su luz en sus mentes. En el valle de aicron están listos 12 ejércitos para conquistar los valles más cercanos y el mas anhelado, el valle de fe de cuentos.
En el valle de fe de cuentos los ejércitos están preparados, y la princesita isabella está decidida a recuperar las rocas del pensamiento. Todos los habitantes del hermoso valle les renace la esperanza el mago.
Princesita isabella: mego el tiempo no da tregua, se está acabando y debemos marchar de inmediato.
El mago: si princesita el tiempo se acaba, pero esperemos un momento más, no tardan en arribar dos guerreros que nos ayudaran en esta lucha.
Princesita isabella: ¿Cuáles son esos dos guerreros?
El mago: bru y el caballero de mil batallas. Bru es un espectro de luz muy poderosa, fue un mortal hace muchos siglos y se volvió un espectro cuando perdió a su familia. Le pidió a su dios mangrua que vengara la muerte de su familia, pero el dios le pidió a cambio su cuerpo mortal, y tendría que vagar el resto de la eternidad, y sin vacilar dijo que sí.
Princesita isabella: ¿esos guerreros son fieles a nuestra causa?
El mago: ¡ni te imaginas! Tan fieles como el corazón es uno, y ligados a tu sangre han estado rondando tus territorios protegiéndote.
En el horizonte se ve la silueta del caballero cabalgando en su caballo purpura y la luz espectral volando. Los miles de combatientes saludan a esos dos guerreros legendarios con honor y gusto.
El mago dirige una parte de los ejércitos comandados por el caballero de mil batallas al valle de cristal, donde se dirigen los ejércitos del rey aicron hacer lo pensado con las rocas del pensamiento.
En el valle de cristal el rey taplan y la civilización organes. Aquellos guerreros con pasión de proteger su castillo de cristal, su gente humilde que habita las lindas montañas de cristal irrompibles.
Las trompetas de alerta retumban en es el valle rompiendo la tranquilidad, y observando los ejércitos del rey aicron con su banderilla de guerra, ondeando en la alto.
General quintino: mi rey taplan vamos hacer atacados por ejércitos del rey aicron, y nuestras posibilidades de ser vencedores son nulas, esos ejércitos nos superan en número como 100 a 1.
Rey taplan: ¡debemos luchar hasta la muerte! Si no peleamos cuando coloquen las piedras del pensamiento en los agujeros seremos esclavos por el resto de nuestras vidas. Es mejor morir peleando que estar muertos en vida, y confiemos en nuestro castillo de cristal que resista el ataque feroz de los ejércitos de aicron.
El camaleón de arin ordena atacar a los desarmados arganes y no tener piedad de ellos, y de sus familias.
La resistencia de los arganes y del castillo de cristal no fue suficiente; su castillo fue quebrado, pero el general quintino no se da por vencido. Lleva la muerte a cada soldado malevo que ve al frente.
El rey taplan eleva su espada con destino de muerte hacia su contrario. El camaleón de arin se mimetiza entre organes hasta llegar ante el rey taplan. Es masacrado por arin.
El general quintino ordena retirada para cubrir a las familias restantes que lograron evadir el cerco malevo.
El camaleón se encamina a subir por el sendero de cristal rumbo a la cima donde se encuentran los agujeros, para poner allí las preciadas rocas.
El camaleón de arin saca las rocas del pensamiento de una caja de madera, las inserta en los agujeros; no sucede nada y el camaleón se encuentra desconcertado.
Una nebulosa sale de las montañas de cristal pero de inmediato desaparecen. El camaleón se da cuenta que para insertar las rocas debe ser elegido y de conciencia pura.
Arin: ¡tanto destruir para no salir las cosas para mi rey aicron! y para la nueva orden que legislara todos los valles.
Mientras las circunstancias no le salían bien al camaleón, el caballero de mil batallas y bru con su gran ejercito arriba al destruido castillo de cristal. Muchos cadáveres y destrucción, ningún sobreviviente a la vista.
En ese preciso momento los totos emigraban de las montañas de cristal, se dieron cuenta que los malevos estaban ejecutando su plan, y que no había fusionando. Los ejércitos del sur se dispersaron por varios frentes hacia la montaña de cristal, y en plena marcha hacia la cima sonaron las trompetas del ejército malevo.
Comandante cris del ejército malevo: don camaleón se acercan guerreros del sur. Nos han rodeado y la única escapatoria es luchar hasta la muerte.
Los guerreros del sur avanzan con su plan del ataque. Los soldados malevos exigen a sus rivales rendirse para que sus vidas sean perdonadas.
El caballero de mil batallas no come cuento de habladurías, y en su caballo purpura asesina soldados malevos con su espada, sucediendo esto en todos los frentes de la montaña. Bru conjura un hechizo de luz hacia las estrellas que rebota entre el cosmos volviendo a la tierra, llegando a la montaña de cristal de nuevo, y quebrando una parte que con las filudas esquirlas mata desde su comandante hasta el último malevo allí.
El camaleón escapa en su darmel. Un pajarraco gigante que produce chillidos convirtiéndolos en mareas de llamas que son dirigidas a los ejércitos aliados del sur, pero bru con su frialdad de lucha anula esas mareas de fuego con más conjuros propuestos entre dos soles nacientes; el de la oscuridad y el de la luz que promulgadas por su feroz corazón lleno de ira, hacia las fuerzas malvadas que alguna vez atrás en su vida destruyeron su alegría.
Arin apenas pudo escapar, su darmel está muy mal herido y no alcanzara llegar al valle de aicron.
Caballero de mil batallas con su espada coagulada de sangre maleva y su agobió por la vida, solo anhela seguir luchando hasta morir.
Bru: las rocas del pensamiento fueron anuladas por lo divino, porque solo las puede colocar en los agujeros alguien joven, lleno de pureza, o por un rey carcomido de maldad.
Caballero de mil batallas: el rey aicron se equivoco, tenía que haber sido él.
La princesita isabella sigue su marcha con su ejército mientras desde el cielo llueven para ella azucenas, tulipanes y orquídeas sin saber que la realidad se pudo haber convertido en desilusión. El mago de sus cuentos mira hacia las nubes y veía las imágenes que sucedían en el valle de cristal, y un aire de ganancia en su espíritu para la vida del saber aprender se desplego en su interior.
En el valle de aicron, el mago bufón combinaba hechizos de brujería con agua tibia y fría, con aceite congelado pasándolos por un gran rodillo que 7 huelles lo hacían girar; convirtiendo todo esto en cobre fundido, que al termino de todo leía las últimas líneas del gran libro de la maldad, convirtiendo soldados de cobre que eran invadidas por almas destruidas por los ejércitos malevos del rey aicron. Por lo consecuente el mago bufón los tenía detenidos en huertos de muertos controlados por él.
Rey aicron: ¿Por qué estas tan apresurado?
Mago bufón: mi rey, arin fracaso en su misión. No es el apropiado para eso, es usted mi rey es quien tiene que instalar las rocas del pensamiento, y para ajustar todo se complico. El ejército aliado del sur embosco y dio muerte a todo nuestro ejército.
Rey aicron: ese ataque ha sido un sacrilegio contra nuestros dioses paganos. Todos los ejércitos del sur deben pagar con la muerte, al igual que todos los valles y bosques restantes.
Mago bufón: mi rey aicron, usted es el único con la maldad, o la princesita isabella con su pureza podrán manipular las piedras, para poder reinar en la luz o en la oscuridad de las mentes. Mi rey aicron debemos destruir la princesita isabella, y lamel. El hombre grande con fuerza descomunal es el apropiado para ese trabajo.
Rey aicron: ¿te ordeno bufón que me digas donde esta arin con las malditas rocas del pensamiento? Y por todos mis demonios y dioses hermanos de sangre, deseo mis rocas para reinar de una vez por todas.
Mago bufon: mi rey arin está cerca y los ejercito aliados del sur también.
El mago bufón quiere introducir las rocas del pensamiento en el pozo de agua negra maldita, de ahí serán elevadas a los cielos las estelas de la conquista hacia las mentes.
Todo lo que realizan los súbditos del rey aicron se hace a un kilometro de profundidad, debajo de su gran fortaleza del mal.
Una gran parte de los ejércitos malevos quieren acabar con los habitantes del bosque de ligor y a su gran fauna extraña. A medida que se internan en el bosque de ligor los grandes árboles que siempre han tenido vida se hacen sentir ,haciendo que sus dianas colgantes entre sus ramas tomen más fuerza que nunca, y maten a cada uno de los soldados malevos aniquilándolos casi por completo. Y que de sus cuerpos abunde la maleza y siga creciendo el bosque de ligor, expandiéndose por lo que era un gran desierto.
El bosque protegió a los ligorianos y por tal motivo los salvados se armaron, decidieron salir a la lucha para proteger sus árboles que son el canal para destruir la nube de mal que se podrá desatar. Enfrentarán a millones de soldados malevos que inundan de temor muchos bosques y valles, a ellos se unieron los espirituales frikis que son descendientes de los de cabello blanco.
Los frikis son fuertes, habilidosos con sus mentes y armas de guerra.
La civilización chichines, protagonistas de crear nubes para saciar con agua las sequias de sus tierras, y los guerreros almas. que por décadas han protegido el occidente de la maldad despiadada. Todos ellos formaron una alianza para tener un porvenir en sus pueblos, bosques y valles.
La princesita isabella el mago de sus cuentos y en su caminar, se ha vuelto una legión de guerreros del sur y están muy cerca de la fortaleza maldita del descarriado rey aicron, que a lo lejos observan llegar al camaleón de arin con otro ejercito malevo que esperaba para su protección.
El mago de sus cuentos no pierde el tiempo analizando como atacar en su pensamiento. La acción es de inmediato levantando sus manos hacia el cielo, saliendo de allí un rayo de su izquierda y otra de su derecha que se fusionan al subir hacia el cielo, desapareciendo al llegar a las nubes.
Se fabrica un campo de fuerza invisible para no dejar avanzar al camaleón de arin.
En el valle de aicron el caballero de mil batallas con dos ejércitos aliados del sur. La alianza aparece de sorpresa por la retaguardia aniquilando muchos soldados malevos. El rey aicron desesperado con la acción del mago de sus cuentos presiona al mago bufón con la vida o la muerte si no contrarresta la magia del mago de sus cuentos.
El mago bufón reconoce a su gran enemigo. Hace aparecer su bastón y lo gira por encima de su cabeza tres veces, después lo entierra en el duro piso de cobre hasta la mitad, provocando una brecha bajo tierra tratando de buscar con su furia de maldad la vista de la luz del día, provocando con su salida la oscuridad máxima del día, eliminando la barrera para la esperanza de un mundo malevo lleno de mentiras.
El camaleón de arin utiliza el poder enviado por bufón convirtiéndose en un águila luminosa del infierno.
El mago bufón desde su capilla de adoración pagana a las malditas tinieblas de las estrellas desvanecidas, que tragan con insaciable gusto el canto con una tensión de sinfonía herida desde la maldad de su corazón de color negro, provocando que las paredes de ese gran castillo lloren por la realidad que no debería ser normal; dejando salir bestias endemoniadas muy hambrientas desde los profundos calabozos del mismo infierno del castillo maldito.
Son seccors. Animales gigantes terrestres que fueron mezclados con magia negra y muchas especies, dando el resultado de 8 especies animales en una sola. Los dartreles, más desbocados contra la vida que fueron promovidas por nubes blancas asesinadas por el mago bufón.
Los dartreles no tienen orientación por la alta negatividad infundida en su cerebro muerto.
El mago bufón no para con sus hechizos provocando que mucha naturaleza a kilómetros a la redonda se marchite, y mueran sin parar.
En la capilla de bufón, rodillos enormes muelen el viento entrante fundiéndolo en hogueras implacables, que fabrican miles y miles de soldados vacios de espíritu, pero rellenos de cobre; espontáneos para el cara a cara y cuerpo a cuerpo en el frente de batalla, abriendo las puertas de una búsqueda que dañe y destruya el comienzo de todos los principios.
Las adariposas vuelan a enfrentar a los dármeles. La princesita isabella a los seccors con mucho valor, y el mago de sus cuentos esta atónito por tal reacción de la princesita isabella.
La princesita es descendiente de un guerrero, por tal motivo lleva en su sangre ser combativa, pero los guerreros aliados del sur no se quedan observando la lucha que es satisfactoria para su honor.
Los dármeles atacan con mucha furia eliminando muchos guerreros aliados y adariposas , que tan pocas son qué están al límite de ser extintas con el sonido agudo e insoportable, que es convertido en fuego.
El mago de sus cuentos quiere atacar con furia pero es distraído por una iluminada, el águila que se acerca abriendo su letal pico, dejando salir de ella un agua negra mojándole el rostro que lo aprisiona en un inframundo inventado, dirigido por el mago bufón, induciendo al mago de sus cuentos en un profundo sueño.
Las adariposas vuelan tan rápido alrededor de los dartreles provocando que sus mismos chillidos los aprisione,Tan fuerte que son desgarrados y evaporizados por su mismo poder.
La princesita con su mente llama su querida pelota de fuego, que desde su castillo en el valle de fe de cuentos aparece en un instante en el valle de aicron, en un inconfundible tornado de fuego calcinando los seccors por completo.
Violenta batalla peleaban bru y el caballero de mil batallas. Soldados de cristal continuaban su macha hacia el camaleón de arin que no tiene barrera para sentirse acorralado, se vuelve invisible.
De repente una fuerza extraña también invisible, da un golpe certero al camaleón de arin, y lo vuelve visible. El caballero de mil batallas se da cuenta de que otro lamel quiere capturar la princesita isabella para destruirla.
La pelota de fuego de la princesita ataca sucesivamente, pero el lamel es demasiado fuerte y destruye la pelota de fuego quedando la princesita isabella desprotegida, y a merced de la despiadada bestia.
Estando visible el camaleón de arin, arroja sus poderes con furia envenenada, las púas. Bru toma forma humana y fortalece su hechicería causando que las púas tomen dirección hacia el suelo; y toma con sus manos en forma circular energías progresivas innatas de su ser, creando una luz en forma de esfera.
Bru deja flotar la esfera, para los ojos de arin desaparece; no para su cuerpo podrido en vida que golpeado con terrible fuerza lo deja mal herido, bru lo abraza con sus manos haciendo que el cuerpo del camaleón se abra en muchos pedazos volviéndose polvo, dejando a bru con las rocas del pensamiento en su poder.
Lamel la bestia destructora levanta su gran cabeza para arrojarle fuego a la princesita isabella, pero cuando se dirigía esa gran bocarada de fuego a la princesita, una espada se interpone tronando como mil caballos dirigidos hacia la gran batalla. Despliega una luz destellante hacia la bocarada de fuego que es desvanecida, pero el lamel arroja bolas de fuego más pequeñas y constantes.
El caballero se protege con su escudo, está teniendo problemas para contener el lamel.
El mago de sus cuentos que estaba inducido en un sueño profundo es despertado por su corazón, y gran ruido de furia de batalla inconfundible de su gran amigo el caballero de mil batallas.
El mago se desdobla y mirando su cuerpo allí acostado e inerte cierra sus ojos fantasmagóricos, dejando salir un grito desde su espíritu que levanta las mismas cenizas de ese inframundo, destruyendo el mundo creado por el mago bufón. Ha destruido la fabricación en masa de soldados de cobre.
El cuerpo del mago reacciona y se pone de pie listo para luchar. De repente ve al caballero que se protege son su escudo de bolas en llamas del lamel.
El mago interviene y hace aparecer su espada partiendo en dos al lamel; el mago bufón lanza un rayo ascendente con una camándula de huesos humanos que están vivos, pero el mago de sus cuentos contraataca con rayos entrelazados, y el choque entre los dos rayos es tan poderoso que los trasporta a una dimensión donde la magia de los dos magos es contrarrestada.
La alianza aparece a lejos apoyando a los ejércitos aliados, combatiendo con virtud, honor y lealtad a sus ancestros que le han dejado por herencia sus valles, los frutos del aprender para seguir creciendo como personas de espíritu despiertos a la vida y la verdad.
En aquella dimensión el mago de sus cuentos desenfunda su látigo de furia blanca; el mago bufón intenta protegerse con su bastón, pero es hecho añicos con cada acaricia del látigo de furia blanca. Es tanto el poder de los dos magos que la ley de la dimensión es rota, por lo tanto es destruida.
Los dos magos retumban dando vueltas por el suelo peleando cuerpo a cuerpo en su tiempo original, se miran el uno al otro.
Mago bufón: ¡mi viejo amigo! El mago de sus cuentos. Has evolucionado mucho en tu magia deberías unirte a mí, los dos seriamos invencibles hacia el mundo sin reyes ni princesas, solo esclavos, tu y yo como dioses.
El mago de sus cuentos: fuimos estudiantes hace mucho tiempo ¡no soy tu amigo, soy el que va a destruirte! Tu enemigo.
El mago se hace tragar por la tierra provocando que esta se levante en un remolino encerrando al mago bufón.
Bufón pide clemencia a su adversario llorando que entre más lagrimas le salían de sus ojos disecaban su propio cuerpo quedando paralizado, y su alma confinada hacer quemada en el infierno. La puerta al infierno es sellada por conjuros del mago de sus cuentos.
Mientras le salía el alma al mago bufón. El mago de sus cuentos cruza sus manos y cierra los ojos para robarle el poder al mago bufón.
Desde el castillo de maldad, el rey aicron ordena atacar con todo, lanzando miles de flechas ardientes encima de los ejércitos aliados del sur. La alianza el mago de sus cuentos, bru se toman de las manos creando por su propia energía guiada por el mago, crea rayos ultravioleta destruyendo esa amenaza de ataque que venía desde el cielo.
El general quintino reencarna en un soldado de cristal, y avanzan en el frente a esa lucha infernal contra los soldados de bronce.
La princesita isabella procede a entrar en el castillo de la mano del caballero de mil batallas resguardando su humanidad. Después de que bru le entrego a la princesita las rocas del pensamiento.
El general quitino lucha contra los soldados de bronce, la batalla dentro del castillo de la maldad es despiadada. Los soldados se quebraban de inmediato en cada choque personal contra los soldados de bronce, pero cuando eran quebradas sus esquirlas de cristal perforaban ese bronce como si fuera mantequilla.
El mago de sus cuentos abre unos papiros dejando pasar sus hojas tan rápido que una inclemente serie de letras salen de allí, convirtiéndose en fuego autógeno, recorriendo cada centímetro donde estaba parado un soldado de bronce, juntando uno con otro derritiéndolo y dejando un tapete de bronce, a las afueras del castillo de maldad.
El rey aicron ve a la princesita isabella dispuesta a ir por sus presidas heliconias que florecen de las rocas de su fuente.
El rey aicro se lanza con ira ciega encima de la princesita con sus dos catanas destinadas para la muerte de la princesita, pero la espada y el escudo del caballero evita tal acción, protegiéndola y respondiendo, provocando que el rey aicron maniobre sus catanas impidiendo ser masacrado por el caballero.
Son dos rivales con increíbles capacidades con sus armas, pero en un momento inesperado las fuerzas del caballero comienzan a flaquear, y está a punto de perder la lucha. La princesita isabella coloca las rocas del pensamiento entre las heliconias del rey aicron.
Maravillas de colores salen de las heliconias en un rayo dirigido por la espada del de la princesita hacia el rey aicron. Este convertido en cristal cuando estaba a punto de matar al caballero con sus dos catanas.
El rey aicron en estado de cristal sirve para que los maravillosos colores se reflejen en todas direcciones, aumentando su distancia y llegando a las mentes, dándoles una probabilidad de seguir aprendiendo y destruyendo la maldad oscura. Convirtiendo en colores la esperanza.
El rey aicron es tasajeado en diminutos cristales, que son llevados por el viento hasta desaparecer en lo más alto del cielo para siempre.
El ejército de cristal con un majestuoso hechizo del mago de sus cuentos en colaboración de bru. Son devueltos a su valle de cristal para fortalecer sus montañas de cristal y su trasparencia, favoreciendo que esos maravillosos colores sigan expuestos en el cielo para que sean inhaladas por todo ser viviente.
El general quintino es devuelto a la vida por el destino para reinar y proteger en el valle de cristal.
La alianza. Cada uno de ellos sea retirado a su territorio con la satisfacción de tener un cerebro entendido para heredarles a sus hijos.
Bru en un remolino desaparece de la vista de todos. El mago de sus cuentos cierra sus ojos de nuevo, levanta su cabeza hacia el cielo y provoca que la tierra se trague todo ese valle de maldad, aniquilando el aire para que no respire nunca más y agonice por siempre en las tierras infernales.
La princesita isabella mira desconcertada al caballero de mil batallas, el se marcha mirando hacia atrás.
La princesita es nombrada protectora de las heliconias y las rocas del pensamiento, y el ejército aliado del sur la acompaña hasta su morada el valle de fe de cuentos. Que en su recorrido no dejan de florecer las flores.
j.c.n-noviembre-3-2008-5-agosto-2009

Texto agregado el 05-07-2010, y leído por 133 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]