La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / Señales

 Imprimir  Recomendar
  [C:455738]

La lluvia riega las flores, mientras los tranquilos vientos las acarician con suavidad. Irradiando desde un humilde jardín aromas que renacen suaves entre mariposas, que al ser tocadas por las gotitas cambian de colores majestuosos para mariana y Jaime. Que no se inmutan y se consumen en un conflicto de querer ser el líder de la relación, entre irrespeto, soberbia, burlas y mentiras.
No hay palabra alguna entre los dos mientras viajan en su auto por las calles de un barrio que está destruido; totalmente en ruinas, y la soledad solo habita allí con los anenes que parecen personas, pero son espectros de la oscuridad que se vuelven visibles entre tinieblas, dejando ver sus medios rostros acongojados, vagando por las calles de ese barrios.
Viendo cosas extrañas en las calles de aquel barrio solo les pasa por su cabeza como herir a su pareja. No hay escusas para dar un beso ni libélulas mágicas que los ronden.
En su casa unas flores descoloridas y secas en un jarrón, se llenan de nuevo de color. Reviven y destellan unas luces suaves para la vista, de mariana y Jaime que no desean prestar importancia alguna, afanados para vestirse y marcharse cada uno por su lado, a buscar ilusiones perdidas entre música alcohol y desesperanza.
Una incertidumbre que se puede remediar. Pero no es su estilo, el orgullo es más fuerte que su desvanecido Amor, que iluminados por dos estrellas sublimes que en la noche se hacen notar, por todas las personas allí presentes admirando la situación, los dos tontos se llenan de vacios negando que esas dos estrellas sean para ellos.
Cada uno llega a diferente hora al amanecer a su casa. Huele mal, hay insectos por doquier, y la humedad en todas partes no de tregua.
Un aire frio se siente, y cada uno se dirige a su cuarto. Remediaran el percance con cobijas térmicas, y en la mañana llamaran a los exterminadores de bichos.
De repente el televisor se enciende a todo volumen. Cada uno baja desde el segundo piso muy furioso.
Hay imágenes audiovisuales de que la esperanza revive. La imagen se distorsiona y aparece una elegante novela que muestra infidelidad, y estrategias de cómo ser un valiente mentiroso.
Los dos deciden mermar el volumen y gravar la elegante novela para verla más tarde después de ejecutar sus obligaciones.
“que ironía” pensaba el pájaro con mas cerebro que los dos estúpidos, en su jaula muriendo de hambre.
Después de ejecutar sus obligaciones vuelven a casa y ven su morada derrumbada. Un tornado la destrozó por completo y lo único que ven es el pájaro emigrar de allí.
Reaccionan pensando porque dejaron morir el amor. Se miran y no hay nada que dar, la línea de vida amorosa la definieron ellos y los dos perdieron.
Saben que señales hubo y las desperdiciaron. Se encerraron en sí mismos y la costumbre los hace pedazos, llevándolos a la caridad maleva de la soledad.
j.cn-22mayo-2010

Texto agregado el 12-06-2010, y leído por 163 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]