La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / La hormiguita valiente

 Imprimir  Recomendar
  [C:450753]

Erase en una tarde de primavera cuando el clima cambio infortunadamente, a un invierno inclemente dejando a todos los insectos sin provisiones, para vivir al largo invierno.
El cante. El nombre de su fortaleza donde vive la única hormiga que no tiene nombre.
La reina tara, está muy preocupada por ese hecho inexplicable. Ya que en su hormiguero, cante no ha almacenado hojas suficientes, porque deberían faltar tres meses para el invierno, y los grandes túneles que se destinan para las reservas apenas estaban siendo fabricados.
El invierno está intenso, las hojas de los arboles se desintegran antes de tocar el suelo. Al reino cante no le queda otra que emigrar de ese territorio a otro, donde el verano todavía este.
Elmu. Es la hormiga más grande y fuerte, por esa razón es el comandante de las hormigas obreras.
La hormiguita obrera sin nombre, es pequeña pero fuerte de espíritu, y es llamado por elmu para hacer una exploración en el área con otras hormigas, y tratar de recolectar algo de hojas para el largo camino que le espera al reino cante.
La nieve hace que la caminata de las hormigas exploradoras sea muy difícil, cuando de repente se da cuenta la hormiga sin nombre de que la rama de un árbol grande, está congelada y se romperá en el momento justo en qué pase elmu.
La hormiguita sin nombre corre y se abalanza encima de elmu empujándolo, y salvándole la vida.
Elmu pudo haber quedado debajo de esa rama congelada; este mira sorprendido, no regala ni las gracias, pues es una hormiga obrera y sin nombre. Elmu es el comandante y con mucha jerarquía.
De la nada se desata una avalancha. Elmu en su soberbia guio por mal camino a muchas hormigas obreras que quedaron sepultadas en aquella avalancha.
Después de coger un camino alterno, se encuentran frente a frete con el oso hormiguero pancho, que se destinaba abandonar ese territorio hostil a causa del clima.
Elmu no lo piensa dos veces y corre despavorido abandonando a su suerte a las restantes hormigas obreras, pero la hormiga sin nombre piensa rápido, y llama la atención de pancho, llevándolo a una trampa.
Pancho se saborea corriendo, pero cae a un hueco tapado por la nieve que observó la hormiga obrera, mientras pancho en sus ansias de comer hormigas, fue engañado por una hormiga sin nombre.
El resto de las hormigas exploradoras están asombradas y muy agradecidas con su amigo sin nombre, cuando de la nada se escuchan unos gritos de auxilio. Todas las hormigas obreras corren hacia donde se escuchan los gritos desesperados, y encuentran una cucaracha naufragando en un pequeño charco frio, al lado de un precipicio.
Sin nombre ve en el peligro que se encuentra la cucaracha, y dice a sus amigos que no hay tiempo que perder, y ellos en su iniciativa traen un bejuco. Sin nombre se encuentra en una rama, y en el momento que el charco quiere abrirse camino hacia el precipicio con la cucaracha, la rama se quiebra y el bejuco es lanzado a tiempo hacia el vacio.
Sin nombre alcanza agarrarlo, y a la maltrecha cucaracha de las numerosas patas de una de ellas pudo agarrarla, las hormigas halan pero el peso es demasiado; Llega ayuda amigas de la cucaracha novata, y los dos son puestos a salvo.
La cucaracha novata: ¡gracias carnal! Que valiente eres con tus amigos ¡quisiera saber tu nombre!
La hormiguita: ¡no tengo nombre!
La cucaracha: ¡la neta carnal no tienes nombre! Pues te llamaremos valiente, la hormiguita valiente ¡qué te parece mi buey!
Las hormiguitas exploradoras corean su nombre valiente, valiente… pero lo que le preocupa son las provisiones que tiene que llevar para el trascurso de la emigración de su reino cante.
Se siente alagado pero insiste en las provisiones.
Las cucarachas también se destinan a marcharse de ese lugar, porque sus abuelos tenían una historia de unos estupendos nidos, que los llamaban casas, con mucho calor sin importar si era invierno o primavera, y mucha comida.
Las cucarachas en agradecimiento a esa valiente hormiguita se ofrecieron ayudar, llevando gran cantidad de hojas en sus lomos ya que pueden volar, para sobrellevar esa larga marcha en busca de un mejor bienestar para una nueva colonia.
La hormiguita valiente arriba con sus amigos a la colonia cante, pero ya no están. ¿Por qué nos dejaron atrás? Se preguntaba la hormiguita valiente.
Las miles de huellas que deja esa gran migración de hormigas es borrada inmediatamente por la nieve, pero el temporal a mermado su agresividad, y esa oportunidad no la quiere desperdiciar la hormiguita valiente.
Otras cucarachas, incluyendo a la novata alistan su vuelo, mientras una cucaracha voladora experimentada le dice a la hormiguita que es muy valiente al montarse en la cucaracha novata, por esa razón cayo al charco, apenas está aprendiendo a volar.
El vuelo es rápido y eficaz cuando encuentran esa gran migración de hormigas en grandes problemas, a causa de un enjambre de mosquitos come hojas, que se hacen llamar los corsarios, por la eficacia de sus ataques.
Ellos quieren robar las pocas provisiones que llevan.las cucarachas voladoras aparecen justo a tiempo, y la hormiguita valiente con sus amigos les lanzan semillas contrarrestando el ataque de ese gran enjambre.
Toda la migración de hormigas queda atónita, cuando ven quien los salvo de morir de hambre y con gran cantidad de provisiones para el reino cante.
Todas las hormigas saludan a la hormiguita valiente que está montado encima de la cucaracha novata, que no sabe cómo hacer un aterrizaje, y con mucha dificultad tocan tierra.
Elmu les había dicho que habían muerto, pero no fue así. El los abandono por su miedo.
La reina está feliz por las provisiones que trajo la hormiguita que ya tiene nombre. Valiente.
La reina relevo a elmu de su cargo, y lo ocupa la hormiguita valiente. Este los lleva por caminos más seguros, desafiando obstáculos con valentía, llegando a un trópico donde el clima no está loco y la comida abunda.
Cante corea su nombre, valiente, valiente, valiente… la hormiguita da las gracias a las cucarachas voladoras. Ellas siguen su camino hacia una oblación de humanos donde la comida es más fácil de conseguir, y más sabrosa.
j.c.n-octubre 13-2009

Texto agregado el 24-04-2010, y leído por 521 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2010-04-24 17:25:50 Bien por esa hormiguita. El mundo no necesariamente es de los grandes, pero siempre será de los que se esfuerzan. ZEPOL
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]