La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / marionetas

 Imprimir  Recomendar
  [C:438410]

Federico, un hombre humilde con mil problemas encima. Su ex mujer lo traiciono y le robo los sentimientos de su corazón.
La madre de Federico siempre ha sido su peor enemiga, el da un paso adelante y ella lo devuelve tres. Una madre despiadada diciendo todos los días ¡Federico vota esa basura, esas marionetas lo único que hacen es guardar polvo!
Federico lo único que tiene para refugiarse son sus marionetas, sus fieles amigos. Los que le ayudan a conseguir el pan de cada día y a regalar compañía.
En una noche fría y lluviosa, abatido moralmente y mas ebrio que todos los días pone sus marionetas cuidadosamente en un sillón. Federico se desploma a llorar desconsolado en su cuarto, de repente Federico escucha ruidos en medio de su borrachera, el fue a mirar y sus 7 marionetas conversaban entre ellas, el no presto atención estaba demasiado ebrio para creérselo.
Cuando abrió los ojos en la mañana las marionetas reposaban al lado del.
Marioneta conflichin; no te sorprendas mi querido amigo, siempre hemos tenido vida y apenas hasta ayer se nos fue permitido que lo descubrieras.
Federico; ¡no estoy asustado, creo que todavía estoy borracho pero esto me hace feliz!
La vida a Federico le obsequio la oportunidad de ser feliz. En su trabajo las marionetas hacen su show con su mágica vida y Federico se les une en sus números cómicos haciendo reír a borbotones a los espectadores.
En casa a la marioneta choco y rafitaco juegan sin parar haciendo maldades a las demás marionetas, provocando un aura que llegado a Federico rompe en mil risas, dejando salir desde adentro esas malas energías que le provocan aquella brecha en el alma y no deja encontrarse con el mismo.
Federico se siente vivo, mira hacia el frente y ve como brilla el camino que debe recorrer.
Un martes Federico no estaba en casa y su madre despreocupada coge las 7 marionetas y las arroja a la basura, sintiendo ella una satisfacción en su corazón.
Federico regresa a casa y no encuentra sus marionetas y le pregunta a su madre ¿Qué si las ha visto? Su madre le responde con risa grotesca; esos trapos no sirven ¡es como usted Federico que no sirve ni pa taco de escopeta! Las bote a la basura donde debieron estar desde el principio.
El tipo lo embarga una tristeza seguido de una depresión, no se deja ganar de ese estado de ánimo y sale en busca de sus marionetas.
Las 7 marionetas metidas dentro de una bolsa, donde hay metidos unos hierros se caen del carro de la basura, el cual es llevada por una persona a un cementerio de carros.
Las marionetas salen de la bolsa caminando y el vigilante de aquel cementerio de carros mira anonadado tal circunstancia.
El vigilante; ¡Ho! Esto debe ser obra del diablo o el trasnocho me tiene perjudicado ¡tequila acaba con esa obra del diablo!
Tequila el perro guardián del cementerio de carros sale detrás de las marionetas a destruirlas, estas huyen pero la marioneta rodillo no escapa a los filudos dientes de tequila. Las 6 marionetas comienzan a brillar y a llenar de sueño a tequila y al vigilante, después se llevan los pedazos de rodillo a casa de Federico.
El vigilante y el perro tequila despiertan al día siguiente con una gran jaqueca, y con un gran olvido de no saber que paso en la noche.
Federico sentado en su sala, pensando donde buscar sus amadas marionetas entran por una ventana y Federico sonríe, pero al momento le salen lagrimas al ver que traen a rodillo en pedazos.
Marioneta serapin; Federico fuimos llevados a un sitio espantoso donde una gran bestia llamada tequila, nos ataco ferozmente, nosotros escapamos pero rodillo no tuvo oportunidad.
Marioneta epidemo; ¡qué vamos hacer sin nuestro amigo!
Federico las dice que no se preocupen, que tratara de reconstruirlo.
Marioneta suso; ¡harías eso Federico! Para que quedemos completos y la magia de las luces alumbre tu espíritu y de nosotros, para que podamos vivir libremente.
Federico con aguja e hilo y retazos de una vieja camiseta se dispuso a remendar a rodillo hasta dejarlo totalmente reconstruido, y recobrar su vida mágica.
Las marionetas agradecidas aconsejan a Federico y le dan fuerza para seguir caminando en la vida, y alumbrando la oscuridad.
Federico fue lleno por el poder de la familia, que son sus marionetas. Pasando los días, sus triunfos sobre la vida, fue provechoso al desintegrar la cárcel de no ser querido por el mismo.
El hombre siguió trabajando con sus marionetas, ahora tiene una buena mujer, a su madre la tuvo que dejar sola por la energía molesta que regalaba a montones.
Federico perdona a su madre por tanto mal que le ha hecho, ya es un triunfador con sus marionetas y cada 8 días le gira dinero, que es lo único que la llena de sentimientos queridos.
Su madre habla en la calle con sus amigas de Federico, que siquiera se marcho, porque no sirve para nada, y que él estaba en las drogas, porque habla con unos trapos mugrosos como un loco.
La madre de Federico nunca dice, que le está yendo bien, que le gira dinero, y que a pesar de todo la quiere bastante.
j.c.n-8-agosto 2009

Texto agregado el 07-01-2010, y leído por 235 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]