La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / sendero / LOS PARTOS Y EL CAMACHO

 Imprimir  Recomendar
  [C:437790]

¿Dónde aprendió a sacar niños? me dijo una vez Celedonio, y le conté del lugar que me había adiestrado y las bromas que en deshoras de la noche nos jugábamos. Cuando terminé mis estudios, hice el internado en un hospital recién inaugurado del Seguro Social. Hacer el internado se refiere a estar un año dentro del nosocomio trabajando treinta y seis horas continuas con doce horas de descanso. El hospital no tenía residentes, es decir médicos ya graduados que se encuentran en preparación para una especialidad. Así que los médicos especialistas de base nos cargaban de tareas y algunos daban lo preciado: su experiencia. Después de finalizar cada guardia quedábamos exhaustos y nos íbamos a los dormitorios que estaban en el último piso como víboras pisoteadas derecho a la cama. Pero en algunas ocasiones, sobre todo de madrugada, hacíamos alguna que otra travesura.
Los siguientes relatos están relacionados con la atención al momento del parto, uno de ellos es una broma entre los que nos adiestrábamos en el hospital, y dos restantes están inmersos entre el paisaje, la cultura, costumbres del pueblo.
En un hospital, las tres de la mañana es el momento en que la tensión da un respiro a los trabajadores. No sucede siempre, pero sucede.

Con un trapeador desvelado el intendente relame los mosaicos de vinilo y en el área de atención de partos los internos de pregrado, enfermeras y auxiliares están de pie.

De pie, es un decir; lo más exacto sería definir que con un ojo dormitan y con el otro descansan.

Sólo es un instante. Es como si la máquina se parara y diera lugar a un profundo silencio.

Todos intentan aprovecharlo. Un relax, un pestañeo o un mini-sueño, pueden ser renovadores y dar el impulso para las siguientes horas, que suelen ser las más intensas.

Si acaso se oye una radio que da la hora, seguramente es el programa del "ojo pelón". Los que toman las decisiones críticas, duermen: se despiertan sólo si es necesario.

En el piso – así llamamos al sector de hospitalización– las mujeres esperan con angustia el momento del parto. No hay nadie a su lado; sólo ellas y sus hijos por nacer. Presienten un mundo vacío, sin asideros.

Las enfermeras –algunas, ángeles; otras, no tanto– aunque quieran acompañarlas tienen tanto trabajo, que les responden con palabras indiferentes, toman los signos, dan las pastillas y se van. Son almas en blanco que ejecutan su rutina.

El puente entre la paciente y la institución son los internos, que revisan a las señoras y las derivan al servicio de atención del parto cuando tienen cuatro centímetros de dilatación.

Algunas mujeres deciden no esperar, y el parto es atendido en la cama. Este hecho es conocido como “Camacho”. Por lo tanto, el prestigio de un médico es no tener “Camachos”.

En el momento exacto –a esa hora crucial– preparamos a nuestro jefe de internos, Durazo. Alto, blanco, tenía un abdomen protuberante que prometía el radio de un embarazo gemelar.

A las tres de la mañana lo caracterizamos para su presentación en la unidad toco-quirúrgica: un turbante para resguardar el cabello, la bata, vendas en las piernas que le ocultaban los pelos, y botas de algodón cubriendo sus pies; una sábana húmeda con restos de yodo para que simulara sangre y un suero –ese sí– clavado en la vena.

Dos de nosotros guiamos la camilla con la mayor rapidez posible a la sala de partos; trabajo que, normalmente, hacían los enfermeros.
El jefe –en el silencio del hospital– daba alaridos tan desgarradores, que más bien parecía una puerca a punto de sacrificio.
–¡Camacho! ¡Camacho! –anunciaba con énfasis nuestro equipo.

El escándalo despertó a todo el mundo.

Los auxiliares y enfermeras se movieron rápido, preparando todo para la atención del parto. Los internos de pediatría llegaron a la sala para recibir al nuevo ser, y los encargados de obstetricia se vistieron con prontitud.

Pasamos “la parturienta” a la mesa, y las enfermeras alzaron
sus extremidades, para que las apoyara en las pierneras en posición ginecológica.

Nosotros, mientras tanto, dándole consuelo.

–Ya, señora; todo va a salir bien –y, por dentro, muriéndonos de risa.

El interno encargado de atender el parto retiró la sábana para hacerle el tacto.

–¡Esta mujer tiene huevos y no está rasurada! –exclamó encabronado.

No contuvimos la carcajada, y ellos tampoco.

El jefe Durazo escapó de un salto; todavía tuvo el humor para caminar como patito y, sujetándose el vientre, se perdió entre los pasillos del hospital.

Faltaba poco para las cuatro de la mañana, y casi una hora para las urgencias de las cinco.

Texto agregado el 03-01-2010, y leído por 248 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
2010-05-01 23:05:27 Espectacular relato. Ya había leído otra versión, pero esta nos acerca aún más a ese mundo de urgencias donde el humor es el único respiro para salir adelante. Me encantan tus historias. Especialmente las que tiene que ver con tu profesión. Un abrazote cálido. flop
2010-01-16 02:49:25 Jajajajaja la parturienta con huevos. Una historia muy graciosa. marimar
2010-01-05 17:03:49 Simpática historia. Me gustó. Un abrazo Sofiama
2010-01-04 01:38:29 jajaja¡¡ buenisimoo¡¡ como me reí, que gracioso esto que escribís, que bueno esto de sacarnos una carcajada, nos hace falta, besitos***** silvimar
2010-01-04 00:42:27 jajaja ¡¡¡Muy buena anécdota!!! Para distenderse y disfrutar.Mis******** almalen2005
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]