La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / La princesita isabella y la pelota de fuego

 Imprimir  Recomendar
  [C:419947]

Dulces estrellas de veteado de caramelo mandan una esfera envuelta en llamas al castillo de la princesita isabella. La linda niña ve asombrada como rebota esa esfera en llamas, ella sonríe y se apresura a cogerla.
La esfera es una pelota de fuego que cuando se acerca la princesita isabella se apaga el fuego y la pelota rebota a los brezos de ella, la niña se llena de esperanzas bañadas en sus pequeños sueños de explorar el mundo.
La pelota rueda por el suelo y la lleva a otra dimensión donde todo está a blanco y negro y yayabuy un enano de cuerpo de helecho la tristeza lo maltrata y lo hace llorar por el motivo de no ver los colores voluptuosos que lo pueden rodear en su tierra y no entiende el suceso.
La princesita isabella: ¡yayabuy no estés triste que yo voy ayudarte!
Yayabuy: ¿princesita como lo harás? eres demasiado pequeña.
La princesita isabella comienza a rebotar su pelota de fuego en la tierra del yayabuy, un suspiro se siente en la tierra mientras sigue rebotando la pelota de fuego los colores bañan todo lo existente en la tierra del yayabuy. Vuelve la felicidad y la abundancia a sus ojos de helecho. Están muy agradecidos con la princesita isabella y le desean muchos éxitos en su vida venidera.
La princesita se despide levantando su mano y rebotando la pelota de fuego contra el suelo y cuando la rebota constantemente a su alrededor es llevada nuevamente a otro mundo.
La princesita observa con su pelota de fuego entre sus brazos como el mar es verde y la vegetación es azul, aquellos titiqueos vivientes de algodón por dentro que dependen de hilos movidos por las nubes.
La desolación en ese valle azul es demasiada, los titiqueos solo pueden cultivar sal y los frutos son salados no hay nada comestible. Los titiqueos pueden morir si no son ayudados la princesita isabella abre sus manos y empieza hadar vueltas en un solo punto.
La pelota rueda sola al compas de la princesita, comienzan a salir resplandores del suelo que desaparecen y aparecen. De inmediato las hojas azules de los arboles empiezan a caer, los titiqueos son enceguecidos pero cuando vuelve su vista, vuelven las esperanzas llenas de confianza y todo su mundo a la normalidad.
Los titiqueos se despiden de la princesita isabella y es correspondida mientras la pelota de fuego la lleva entre nubes hacia unas montañas de cristal que están forjadas de espíritus llamados redis que son aquellas personas de cristal y ahora son maleza y tierra empinada.
Los redis están en un limbo adscrito al intercambio de sus montañas de cristal y sus vidas para no ser quebrados en mil pedazos.
Los redis no pueden soportar ese intercambio. La princesita mira atreves de ellos y una abertura surge, los redis le piden a la princesita isabella que ese hechizo sea desvanecido por su corazón inocente.
La princesita isabella: ¡escuchen redis! Observen mi pelota de fuego volar por los aires rebotando en esas grandes montañas de cristal y después correr por esa tierra empinada.
La pelota se vuelve una nebulosa levantando esa tierra de cristal hacia el cielo llenado espacios vacios de esos espíritus para que todo vuelva a la normalidad y cuando salga los rayos del sol brillen con un gran resplandor hacia el infinito desvaneciendo el hechizo.
La princesita isabella salta entre esas montañas de cristal y la pelota de fuego rebotando la sigue sin descansar hasta parar en un valle de rocas. Todas ellas en espiral.
Tutorca la piedra rey de las rocas vivientes no sabe como salvarlos. Todas ellas están en espiral y no pueden respirar el aire puro con facilidad y menos moverse por su valle con libertad.
Tutorca la piedra rey: linda princesita, si nos ayudas a ser como éramos te regalaremos las piedras de multiplicar, nuestro tesoro más cuidado del conocimiento pero descubrimos que el tesoro mas valioso para nosotros es la libertad.
La princesita isabella: como quieras rey tutorca, ¿entonces me podre llevar las piedras de multiplicar para mi valle de fe de cuentos?
Rey tutorca: si princesita y podrás venir a visitarnos cuando quieras serás siempre bienvenida.
El trato fue hecho y la pelota de fuego se desinflo entrando el aire con gran poder por las entrañas de la tierra provocando que las rocas vivientes se enderezaran y quedaran separadas para que el lenguaje de la vida no muera y siga fuerte como roca.
Desde otra parte envían mariposas de nieve pidiendo auxilio a la princesita isabella, la pelota de fuego la transporta a ese lugar, es bien recibida por la comunidad de copos hechos por partículas de nieve.
El líder copolin: princesita la nieve no cae desde el cielo, se va de abajo para el cielo y se está acabando nuestro hogar. Ya no hace frio que es el calor para nosotros.
La princesita isabella con mucho cuidado de que su pelota de fuego no se prenda en llamas, la pone a girar en sus manos y un temporal de nieve aparece cambiando el cielo que estaba en el suelo y colocándolo en su lugar. Desde lo más alto la comunidad de copos está feliz y le regalan un mapa a la princesita de donde encontrar las vocales de cristal.
Un remolino de repente y la princesita desaparece y reaparece en su castillo, se acuesta a dormir muy cansada mirando su pelota de fuego al lado de su cama brindándole calor.
j.c.n 21-2009

Texto agregado el 30-08-2009, y leído por 232 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2009-08-30 23:06:54 Está , interesante , tienes muchas metaforas . Muy bueno. dont-stop
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]