La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / debenito2 / INVENTAR

 Imprimir  Recomendar
  [C:412073]


INTENTAR




De lo importante imaginado, que se cree en ello por simpatía, como explota una bomba junto a otra, nada es realmente bien calificado como necesario. Tampoco es de color la estera de la casa de un vecino que, después de decirte que él es un tipo importante, ha cambiado la vivienda para trasladar sus mentiras, las que almacena en el desván. Si miras en derredor tuyo buscando almacenes de sensaciones, encontrarás sorpresivamente el vacío por respuesta, pues el vacío está donde se busca a ciegas.

Cuando intentes avistar un otero desde donde, con la perspectiva de la altura, comprender lo qué albergan los collados, solo verás, con dignidad dudosa, la sombra de los picos erguidos. La prolongada y dominante capa de esterilidad que esa sombra proyecta te hará imaginar lo imposible.

Para tratar, con el empeño del tenaz sorprendido, saber donde está todo aquello que supones que hay a simple vista, solo porque en tus sueños inquietos alguien te dice que existen en el universo, toda una supuesta realidad a la que, por supuesto estamos sujetos todos, algo que al despertar miras con intriga y ansiedad, sin poder ver más que lo que te adentra en el incomodo estado de la sorpresa, de la duda, de la incredulidad variable y de tantas cosas, que llega un momento en que te das cuenta de que quien te habló en aquellos sueños, no era más que un vendedor de mentiras fantásticas o, a lo peor un vendedor de falacias. Sepamos que también hay quien vive de vender mentiras.

Esto ocurre porque hay muchos seres ansiosos por creer ciertos relatos que, a pesar de ser falsos, les dan la satisfacción de creer alguna cosa que alivie su ansiedad de creer en algo, además ¿Quien está en posesión de determinar lo que es cierto, lo que es real, o falso?. Esta es la clave para que unos vendedores triunfen con sus mentiras y otros fracasen. Al fin y al cabo, seguramente casi todo es falso, pero aquí radica la pericia del vendedor, su fantasía, su necesidad de obtener adoración, expectación y admiración, mientras los demás esperan algo que les de sosiego, sin saber quizás que es un farsante. Incluso sabiéndolo muchos prefieren la mentira bien vendida que la incertidumbre de la ignorancia.


Aguadulce, julio de 2009
José María de Benito

Texto agregado el 04-07-2009, y leído por 82 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]