La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / CalideJacobacci / Las bodas

 Imprimir  Recomendar
  [C:40847]

Las bodas


El avión esta equipado con sofisticada tecnología de vigilancia y comunicación, vuela sobre las nubes, fuera del alcance y detección de cualquier ejercito enemigo.
Abajo arena y calor, insoportables planicies de arenas hirvientes.
Los muchachos de pelo corto, casi rapados, uniformes muy livianos toman Coca Cola y comen un emparedado de pavita instalados frente a los monitores sin perder detalle en las pantallas. El aire esta acondicionado a 20ºC.
Es un vuelo de rutina.

Abajo. Diez kilometros debajo.
Un asentamiento rural humilde y aislado, y del color que tiene el resto del paisaje.
Dentro de una habitación, las paredes están construidas con adobes y pintadas de blanco, un grupo de mujeres campesinas terminan de vestir a una adolescente.
El novio no debe verla hasta que comience la ceremonia.
Ropas de colores fuertes, alegres, chillones.
Lleva un velo que le cubre el rostro. Deja ver solo dos ojos oscuros, penetrantes. Afuera, bajo un toldo que los protege del sol del desierto una banda de música afina sus instrumentos.
Las moscas zumban pesadas, fastidiosas, perforan el calor y los olores de la mañana.
Los niños corren ingobernables como en todo casamiento.

Arriba. En la nave de reconocimiento RQ4 Block20 Global Hawk.
Uno de los muchachos de pelo corto y ojos claros se acerca a un monitor, luego toca con un bolígrafo la pantalla. Comenta algo indescifrable a su colega más cercano.
Habla por un micrófono que tiene junto a la boca, sostenido en el mismo armazón que los auriculares.
Habla y escucha.

*****


El camarero vestido de chaleco y moño limpia con pulcritud la superficie de la mesa frente a la Plaza Santa Ana. Sirve un barraquito, cambia el cenicero cargado de colillas y comenta.
Un príncipe se merece un cero kilometro, no una anoréxica, con cara de bruja jodida ya el día de la boda, para colmo plebeya.
Y usada.
Seguramente lo que le ofrecían dentro de la nobleza europea no era atractivo. Solo bagayos bigotudos y gordas celulíticas, taradas, por cruza de sangres parecidas.
Por lo que mostró la tele esta mejor para estrechar vínculos con Jordania, con la princesa Rania, y en cierta forma volver a la ancestral cultura que mejoró a los iberos y celtas hasta 1492 (el año que los moros se volvieron a sus tierras, un poco podridos de los cuentos de gallegos).
Es un gastronómico argentino.
Uno de los inmigrantes de fines de los ’90. Uno de los autodesterrados por la desocupación luego de la fiesta del Turco y de Cavallo.
Según él es licenciado en atención de mesas y extracción de tapas de gaseosas y afines.

Y un avión norteamericano el SR-71 Blackbird lo más avanzado en tecnología de observación, equipado con motores Pratt Whiney j58-1 que logran una velocidad de Match 3.3, monitorea el espacio aéreo de Madrid a 25.000 metros de altitud.
Por si las moscas -ya nada es seguro- ocho helicópteros Apache, artillados, se mantienen en el aire como si estuvieran clavados contra las nubes y dos cazas bombarderos de los más nuevos, de esos -de los más caros-, sobrevuelan el cielo de las zarzuelas.
Un poco alejados por el quilombo que producen sus motores, pero que en un segundo, o en dos para no exagerar, pueden meterle un misilazo en el parabrisas a cualquier nave que se acerque al casorio, sin invitación.
Veintemil policías patrullan los alrededores del Palacio Real. Contentos. Haciendo sonar la sirena.
Llueve y para. Llueve y para.
Boda real.

Y ahora la flaca es Princesa de Asturias.
Esta chica que no nació noble, pero eligió ser reina. Y va a serlo, y seguramente al no tener sangre azul va a ser de las más gastadoras.
De Asturias.
De ahí, de donde vino mi abuelo a los catorce años, por que en Pola de Siero se cagaba de hambre. Se tuvieron que venir con su hermano, el otro tenía doce. Los dos solos en un barco destartalado.
Vomitando todo el viaje.

Y si, las bodas emocionan.
Es un clásico el lagrimeo entre los presentes, y los que cumplen con el sacramento institucionalizado por la iglesia entre sus cánones.
(Exactamente, y esto para los que les gusta la perfección, fue el 11 de noviembre de 1563 en la octava sesión del Concilio de Trento.)

Pero la escuálida postulante no derramó una sola gota, al menos en cámara.
Bueno, la mina es periodista de tele y de esto sabe.
No quiso que el mundo se confunda con un culebrón.
El protocolo dice “Es una mujer con pasado”.
Ahora saluda mecánicamente desde adentro del automóvil con grueso blindaje al pueblo que los saluda para tratar de olvidar las víctimas de las bombas en los trenes.
Y las cinco fechas seguidas que el Real viene haciendo agua.
Y en el avión vigía terminada su misión, desconectan el funcionamiento de los radares, y vuelve a su base.
Sin novedad.

En un canal árabe.
En Al Arabiya aparecen las imágenes que dan nauseas. Hubo una fiesta de casamiento atacada sin previo aviso por las fuerzas de ocupación norteamericanas, dice en letras que se mueven por el zocalo.
Los restos de humanos destrozados, pedazos de carne quemada, humeante e instrumentos musicales aparecen en cámara.
Los instrumentos son de la orquesta de Hussein Alí. El cantante de casamientos más famoso de esa región de Irak, a veinte kilómetros de la frontera con Siria.
Bebes muertos, y niños decapitados junto a sus madres yacen en el patio de la fiesta.
Sigue la imagen. Ahora solo es humo negro que el viento se lleva.

Se trataba de un grupo de gente en edad militar, dijo el Comandante de la Primera División Aerotransportada de Marines de Estados Unidos, vestido de fajina en conferencia de prensa.
Ocurren cosas malas en las guerras.
Agregó luego.


(“Simplemente me quedé allí sentado esperando. Unos diez minutos después sentí un hormigueo en todo el cuerpo.
Fui capaz de mover la mano un poquito. Luego otro poquito.
Me llevé el vodka a los labios,
conseguí inclinar la cabeza y me lo bebí todo.
Puse el vaso en el suelo,
me estiré en la cama y esperé de nuevo a que me entrara el sueño.
Oí un disparo en la calle y comprendí que en el mundo todo iba bien.
A los cinco minutos estaba dormido.
Como todos los demás”.
Charles Bukowski)


(2004)

Texto agregado el 27-05-2004, y leído por 912 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
2010-04-18 03:51:04 Has escrito muy bien un realismo sucio. ¿La decadencia estadounidense segun Bukowski, piensas que hace estos horrores? Mis afectos. El_Quinto_Jinete
2010-04-14 16:49:55 Es impresionante lo que dices, pero ocurre en donde ni te imaginas, te quedas con es sensación extraña de la muerte y de las circunstancias en las que esos hechos ocurren. A veces estamos tan lejanos y ausentes que la vida transcurre sin importancia. Tiene fuerza tu relato. Felicitaciones. aliciacometa
2010-04-14 16:33:44 Felicitaciones. Muy buen cuento, bien escrito. Lamentablemente es demasiado real lo que tú describes. Y de hecho, estamos todos expuestos. Basta que un imbécil vea algo equivocado. Mis ***** josesur
2010-04-14 03:03:43 Que historía¡¡ fue todo tan impresionante, pobre gente, no lo había leido te queda la sangre helada ante este relato, uff, que puedo decir? muy bueno tu escrito***** silvimar-
2010-04-14 01:46:26 a la vida le gustan las simetrías. A veces se distrae con las asimetrías y le sale mal. abulorio
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]