La Página de los Cuentos - www.loscuentos.net - sendero - 'Las buenas conciencias'


Las buenas conciencias

Doy a mis días vacaciones y dejo de hablar, sólo me preocupo por el oído y la piel.
Por las noches abro la puerta de mi pecho para que el alma sacuda su tiempo.
Así ruedan los días,
Edifico poemas a la mudez, y enaltezco las caracolas de mi oído.
Me vuelvo cómplice del silencio y aplaudo al olvido que de mí hacen las gargantas fecundas.
Mi silencio desbarata los poemas grotescos que la realidad me dicta y en mi lóbulo se etiquetan los coletazos del río, algunos cantos de sirena, el chismerío de las hojas con el viento y algunas voces, que no se atreven a preguntar por mí, porque la vida cotidiana distrae o mi nombre tiene gérmenes de ausencia que yo desconozco.

Son días fértiles para la nada y poco antes de volver, te das cuenta que con o sin tí, la vida sigue y sigue como una pelota que nunca termina de rebotar y que tu nombre es apócope.
Cuando regreso no me espanto de la mudez de nadie, pero me horroriza que las buenas conciencias digan :¡cómo te extrañé!


Texto de sendero agregado el 08-06-2009.
La Página de los Cuentos - www.loscuentos.net