La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / NELSONMORE / EL LUGAR MAS SECRETO DEL MUNDO

 Imprimir  Recomendar
  [C:406579]

Lo buscaron por todas partes, en el agua, en el aire y en la tierra, pero no encontraron ni un leve indicio de su presencia. Tan bien escondido estaba que ni él mismo se habría encontrado, tanto lo buscaron que se hizo un personaje famoso. Hoy aquí, mañana allá, el sábado más allá y el domingo en las tabernas. ¿ Pero porqué lo buscaban? ¿ Cuál era el delito que le imputaban?. No era un asesino, tampoco un violador, tal vez un ladrón ¿ Pero qué era aquello que robaba?
Desde los quince años robaba libros extraños, había viajado por todo el mundo y de cada país trajo un nuevo volúmen para su gigantesca biblioteca. Los libros llenos de grandes secretos para la humanidad eran sus preferidos. A la secta de los Templarios les hurtó tres volúmenes, dos a los Rosacruces, uno a los masones, sólo para nombrar algunas de sus fechorías.
Eligió muy bien dónde esconderse, sin proponérselo siquiera se condenó a la soledad absoluta, desde el centro de su cautiverio evocaba los grandes paseos y los grandes viajes por el mundo, todo eso le parecía una hazaña y hablaba muchos idiomas, pero lamentaba no comprender a los animales. Se sintió como un santo en esa infinitud de hojas; anduvo por todos los parajes que le fué permitido andar, convertido en vegetariano a la fuerza probó infinidad de frutas y hojas, bebió de todas las fuentes, hasta de la fuente del saber y se regocijó de ser el único mortal que disfrutó ese cautiverio.
Cuando la noche se avecinaba volvía al centro de su cautiverio y ahí se dedicaba a contar su historia, cada página que escribía era un amplio recorrido a través del pasado. La nostalgia lo embargaba cuando recordaba el Museo de Louvre con todas su novedades, los Campos Elíseos y el Sena con toda su majestuosidad, París y la noche, la noche con sus samaritanas del amor y el licor que lo transportaba más hacia el pasado y le incitaba a apropiarse de los mejores libros de la humanidad.
Este hombre sí tenía sucesos por contar, pero el destino como si fuera una afilada espada ya lo había sentenciado, le había llegado su hora y no supimos si al igual que Aladino se despidió de este mundo sin la sabiduría o repleto de ella, después que cerró sus mortales ojos todo el peso de este libro infinito y gigantesco se le vino encima.
No se supo cuánto tiempo estuvo oculto en ese lugar y si encontraron su cadáver disecado como si fuera tan sólo una hoja de un árbol extraño y milenario. Y sus perseguidores lo siguieron buscando y, aún lo siguen buscando, jamás imaginaron que este hombre no estaba en lugares comunes y corrientes, sino en el centro de un libro voluminoso; cada que se le arrancaba una página al libro, le brotaban diez más. Para poder leer este libro infinito se necesita un hombre inmortal.

Texto agregado el 27-05-2009, y leído por 420 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
2009-05-28 00:01:39 Excelente. Mantiene la atención y el interés del lector. Además, muy bien redactado. Lawrencia
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]