La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / joeblisouto / el viaje

 Imprimir  Recomendar
  [C:399204]

deseaba trabajar todo el día pero mis manos estaban frías, tiesas. miré al compañero. miré la máquina. miré el centro laboral... caminé rumbo a la salida sin pronunciar ni una sola vocal, nada. los compañeros miraban mis pasos y la sangre que dejaba como estela de mar. ¿qué hago?, me preguntaba cuando todo el suelo empezó a darme vueltas y vueltas, hasta caer sin pedir permiso a nadie y quedarse todo en una negrura e inconciencia total. cuando abrí los ojos quise moverme pero no pude, estaba tieso. no tan solo mis manos sino todo mi cuerpo. de pronto vi a una bella mujer caminar hacia mí. me acercó su cara y habló. no pude hablar ni siquiera llorar, ni menos gritar... tan solo pensar y pensé. quise pensar que viajaba lejos y sentí que dos aves inmensas entraban en mi cuarto y con sus patas me llevaron muy alto, mas allá de todo lo imaginado. un hombre de nariz muy larga y sin un solo pelo en la cabeza y cara me dijo si deseaba acompañarlo. le dije que sí. bajé y con gran extrañeza, caminé. no hablamos y caminamos por un sendero que parecía serme conocido. llegamos a una casa toda de piedra con bellos árboles a su alrededor. salía humo por su chimenea y de sus ventanas brotaban risas de niños. el hombre de rostro sin vellos se detuvo y me dijo, señalándome con una mane verdaderamente blanca y delgada como los hilos del sol, que siguiera el camino solo. fue extraño pues a cada paso que daba mi cuerpo empezaba a levitar mas y mas, tal como un globo hasta salir disparado por un fuerte viento... vi como nubes y nubes pasaban a través de mis ojos y cuando llegué a la inmensidad del universo vi una constelación de estrellas que parecían verme amigablemente. todo se detuvo menos las estrellas que pude apreciar como rostros de bellas mujeres... y todas parecían reír sin parar pero de una manera muy elegante, como damas dentro de un teatro. sentí que desfallecía cuando mis ojos empezaron a cerrarse. cuando los abrí, estaba dentro de una cama blanca, lleno de camas y con cientos de personas que al igual a mí, se sentían perdidos u olvidados, con la única gana de soñar y soñar... estoy en familia, pensé y cerré los ojos para volver a vagar...


san isidro, abril de 2009

Texto agregado el 07-04-2009, y leído por 147 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
2009-04-17 12:17:06 Interesante visón de una realidad, donde la huida es la respuesta a la realidad... betsyhaab
2009-04-07 02:14:32 Pues a mí, no me hicieron falta las mayúsculas ni los puntos y aparte ni nada de eso,me encantó tu texto!!! ***** MariBonita
2009-04-07 00:56:16 Me pregunto donde erstá la gracia de suprimir las mayúsculas e ignorar los puntos y aparte de las oraciones. Creeme que se torna trabajosa la lectura y, que al margen de las virtudes que pudiera tener el texto, se predispone al lector negativamente. En lo personal opino que la originalidad y el talento no se evidencian por el rompimiento de las reglas generales con que se estipulan los actos. Claro, la creatividad cada día es más infrecuente, sólo basta mirar lo que se ofrece como arte en todos sus aspectos. Y del contenido del texto, haré un silencio piadoso. sajonio
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]