La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / debenito2 / La paresia de un locutor

 Imprimir  Recomendar
  [C:369390]













La paresia de un locutor



El hombre que siempre había presentado,
Que siempre había contado
Y, con citas ajenas, hacía
Moralejas impertinentes,
Llenas de falacias.

Quien con el mismo discurso
Regaba el césped de su plató.
Con la cantinela de siempre
Pastoreaba a las masas,
Rociándolas con perfume barato
El pensamiento.

El locutor al que un día,
Queriendo seguir alienando
A los perecederos vivientes,
No le llegaban a la boca
Las palabras de siempre.

Su cerebro se reveló
Decía una cosa y su boca otra.
Su conciencia se había amotinado.


Aguadulce, septiembre de 2008
José María de Benito










La paresia de un locutor



El hombre que siempre había presentado,
Que siempre había contado
Y, con citas ajenas, hacía
Moralejas impertinentes,
Llenas de falacias.

Quien con el mismo discurso
Regaba el césped de su plató.
Con la cantinela de siempre
Pastoreaba a las masas,
Rociándolas con perfume barato
El pensamiento.

El locutor al que un día,
Queriendo seguir alienando
A los perecederos vivientes,
No le llegaban a la boca
Las palabras de siempre.

Su cerebro se reveló
Decía una cosa y su boca otra.
Su conciencia se había amotinado.


Aguadulce, septiembre de 2008
José María de Benito







La paresia de un locutor



El hombre que siempre había presentado,
Que siempre había contado
Y, con citas ajenas, hacía
Moralejas impertinentes,
Llenas de falacias.

Quien con el mismo discurso
Regaba el césped de su plató.
Con la cantinela de siempre
Pastoreaba a las masas,
Rociándolas con perfume barato
El pensamiento.

El locutor al que un día,
Queriendo seguir alienando
A los perecederos vivientes,
No le llegaban a la boca
Las palabras de siempre.

Su cerebro se cerebro
Decía una cosa y su boca otra.
Su conciencia se había amotinado.


Aguadulce, septiembre de 2008
José María de Benito

Texto agregado el 07-09-2008, y leído por 105 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2008-09-08 01:10:40 terrible que le ocurra justo al hombre que necesita las palabras divinaluna
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]