La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / Fredonedi / Malicia....

 Imprimir  Recomendar
  [C:32303]

Malicia...

Es casi medio día, el climatizador del estudio, trata como puede, de ganarle la pelea al calor intenso y húmedo de este agosto infernal.
Necesito algunas fotos más y ya podremos descansar; en la tarde continuaremos; espero terminar este catalogo, de prendas intimas, en uno o dos días. La verdad que tener Adriana como modela, paga cualquier esfuerzo; poder fotografiarla casi desnuda, ver las armoniosas curvas de su cuerpo, sentir el deseo vicioso que emana de su mirada, poder tocar sus senos, es lo que hace placentero este trabajo.
-Un último esfuerzo Adriana, pocas poses más y paramos.
-Déjame tomar un poco de agua y arreglar un instante el maquillaje.
-Bien, cinco minutos de descanso, mientras acomodo un poco las luces.
Es maravilloso ver como ella pinta su boca, la manera sensual de pasar la punta de la lengua sobre los labios, la mirada lasciva de sus ojos brillantes; sus movimientos felinos me recuerdan “ La Gata sobre el tejado caliente”.
-Ven, acércate quiero un beso, hoy trabajamos tanto que ni me miraste.
-Tienes razón linda.
Ella es así, no pierde ocasión para que la bese, la abrace y muchas veces terminamos rodando en el piso del set unidos hasta el clímax... Todavía no logro saber si lo hace porque me ama apasionadamente o porque es insaciable, vive para el placer.
-Sabes que en la tarde te tengo un pequeño regalo.
-¿Un obsequio para mi linda?
-¿Recuerdas a María, mi amiga, la esposa del abogado?
-Si, la chica tímida y reservada que me presentaste el otro día...
-Si, la que te gusta y quieres poseer...
-Tú también quieres tenerla... ¿No te atrae jugar con su inocencia?
-Sí, casi tanto como a tí, pero no creo lo logres con ella como lo hiciste conmigo.
-¿Acaso no te gustó lo que hice con tigo? Ahora conoces el deseo y el placer, has probado las mil y una forma de alcanzar los orgasmos y siempre estás en la búsqueda de nuevas sensaciones.
-Si que me agradó, y te lo demuestro todos los días, pero esta mujer es muy reservada y casi le huye al sexo, para ella sólo el marido existe .
-Esto hace más excitante el intento y de lograrlo, el premio será mayor, mira ya estoy excitado de solo pensarlo, ven quiero poseerte aquí mismo ...
Nuestros cuerpos se unieron como si fuera la primera vez, la tomé con fuerza, con furia, con frenesí, ella respondió a cada movimiento mío con un gemido, un grito; me arañó la espalda, le mordí los senos. Juntos llegamos al cielo; millones de estrellas, luces, explosiones, música, mi semen se unió con el polen de su flor...
-Tomaremos el resto de las fotos esta tarde, amor mío...
El calor de la tarde es tan fuerte como el de la mañana, el acondicionador continúa su lucha sin cuartel, las luces y los reflectores del estudio no ayudan a mantener el ambiente fresco.
El escenario está listo es el mismo de hoy. Las primeras fotos las tomamos con bata y dormilona de la serie mariposa, cuando estés lista sube.
-Termino de peinarme y estoy ; en cualquier momento debería llegar Maria.
-Yo estaré pendiente del timbre. Siéntate en la silla frente al espejo, bien, que la bata caiga abierta en los lados, sube un poco la dormilona hasta descubrir tu rodilla derecha, muy bien...quiero que los senos se marquen más sobre la dormilona... Mírate al espejo...así ...clic...clic...Baja la mano y colócala sobre tu muslo, voltea hacia mi...clic, clic...
-Están tocando...El timbre...
-No te muevas, yo abro.
Una espléndida Maria cruzó la puerta del estudio; alta y con zapatos de tacones que la hacen más espigada y esbelta, cabellera negra larga, ligeramente rizada, el rubor de las mejillas resaltando sobre el blanco terciopelo de su piel; falda de lino beige estrecha un poco más arriba de las rodillas, un corte lateral le permite caminar cómodamente y mostrar unas piernas sólidas y largas; blusa de seda blanca púdicamente cerrada hasta el cuello, un hilo de perlas cultivadas descansando delicadamente sobre sus senos.
-Pasa adelante, Adriana está posando...
-¿No molesto mientras trabajan?, puedo regresar más tarde
-Ni lo pienses, eres bienvenida y un placer que estés con nosotros, ven siéntate en esta butaca, desde aquí ves bien, en la mesita hay té frío, refrescos, y si lo deseas vino, sírvete lo que gustes.
-Hola Adriana, no te muevas, quédate en el set.
-Hola Maria, te ves de lo mas atractiva, serías una magnífica modelo...
-¿Bromeas? Tengo terror de las cámaras, tú sabes que soy muy tímida…
-Sólo necesitas romper el hielo, tomar coraje y ver que es muy fácil, además eres fotogénica ¿verdad Pier?
-Sin duda alguna sus fotos quedarían muy bien. Pero ahora a trabajar; toma tu pose…Bien clic. Cambia posición, los hombros más atrás que se note ese seno, bien, descúbrelo un poco, así, mira hacia Maria, como si quisieras seducirla…clic. clic. Clic…Descansa.
- Ves que fácil es?
-Para ti que estás acostumbrada jajaja, yo moriría de miedo.
Adriana se va al vestidor, para cambiar la dormilona grande, por el baby doll celeste y prepararse para la nueva tanda . Maria la acompaña. Ha sido una buena excusa para mostrarse desnuda ante ella y ver su reacción...
-Ahora cruza las piernas y deja que se suba un poco el baby doll, un poco más. Quiero se vea el inicio del triángulo de la braquita...clic...clic
-Deja caer un tirante del hombro y que se descubra un seno
-¿así?
-Si, espera yo te acomodo…
Me acerqué, y muy lentamente, tomé el seno de Adriana con mi mano, lo acomodé fuera de la dormilona y lo acaricié, toqué su pezón hasta que éste se puso duro; María observaba sin decir palabra, sus mejillas se coloreaban cada vez más... Bajé mi mano y tomé la rodilla de Adriana, y lentamente, con mis dedos subí por su muslo, moví un poco la tela que cubría parcialmente sus piernas y descubrí un poco más el triangulo del pubis, lo rocé suavemente con mis dedos. María vio toda la escena sin respirar, unas pequeñas gotas de sudor aparecieron en su frente; la pequeña punta de su lengua humedecía sus labios , vi sus piernas temblar ,cerrarse, como resistiéndose al clímax...
-Voltea hacia Maria y sonríe…clic, sonríe..clic, la cabeza hacia atrás clic…clic..clic. Listo
- Tu mirada en los ojos de Maria, quiero la seduzcas con tu expresión...clic...clic...tu lengua, moja tus labios...clic...clic...perfecto. Terminamos. Mañana las fotos en traje de baño y el catálogo estará listo.
-Era hora, tengo una sed terrible.
-¿Qué te pareció la sesión fotográfica? Es fácil posar y con un poco de ayuda todo sale bien ¿ quieres probar? Pier es el mejor.
-Sabes que no puedo, la timidez me paraliza
-Nada de timidez y falsos tabúes, todavía tengo unas fotos en el rollo ¿ quieres probemos?, de todas maneras si no las utilizo las pierdo, es preferible las usemos con tu bella figura...
-No, no sé que decir…no me atrevo…
Adriana, riéndose, la toma de la mano y la lleva hasta el set, la hace sentar en la silla, acomoda un poco su pose...
-Déjate guiar y verás que bueno es todo ...
-No…no sé posar
-No necesitas saber, estamos nosotros, sólo relájate y déjate guiar.
Estoy temblando, nunca me tomé una foto en un estudio; no sé como acepte, me dejé convencer por Adriana. Nunca seré como ella, no podré sentir nunca la mano de otro hombre sobre mis senos. ¿ Qué sensaciones tendrá Adriana al sentir como unas manos extrañas la tocan, la acarician...yo nunca lo sabré...Sólo pensar hace que me ruborice; al verla, cuando Pier la tocaba, sentí un escalofrió recorrer mi cuerpo, me pareció sentir las manos de él sobre mi piel...¿Dios en que estoy pensando?... nada , nunca será, yo no lo permitiré.
-Estás bonita, sonríe clic…Voltea hacia Adriana así…clic…clic, ahora acomódale un poco la blusa, desprende un botón más…clic… clic…sube unos centímetros la falda y abre el corte quiero ver esa pierna…clic… clic, perfectas, bellísimas.
¿Qué hace Adriana? me abre la blusa? No, no pude ser, no lo voy a permitir...su mano toca mi seno...no quiero...es suave y cálida ...siento un calor extraño subir dentro de mí...
-Te dije que es una modelo.
-Espera quiero una un poco más atrevida
-No, me da mucha pena
Otra vez su mano en mi seno..noto que.mis mejillas se colorean siento como el fuego sube hasta ellas...¿qué hace? ¡Mi sostén, lo desprendió! No, no quiero, me resisto..me mira con sus ojos brillantes y sonríe, una sonrisa cómplice, mientras sus dedos aprietan mi pezón, miro hacia Pier, él no me ve, esta distraído con su cámara, ¿será esta misma sensación la que ella siente cuando la toca?, no quiero saberlo, no deseo más fotos...algo extraño está pasando, me estoy mojando, mis pantaletas se humedecen...
Quédate así...clic...clic...muy buena foto, espera, mira a Adriana, clic...clic...Termino el rollo.
Listo, un brindis con agua y a cambiarse...
-Estoy apenada…
-No te sientas mal, estás muy bien, ya lo verás en las fotos… Terminamos, mientras Uds. se preparan yo voy a desarmar el set.

Pier apaga las luces y cierra las sombrillas reflectoras mientras las chicas se dirigen al vestidor para alistarse…
-¿Listas chicas?, apúrense, las invito a comer una pizza...
-Si vamos a la pizzería “Da Giuseppe” aceptamos, las pizzas son buenas y el vino mejor.
Salimos caminando los tres del brazo, Giuseppe queda cerca y deseábamos caminar, la alegría desbordaba, les hicimos bromas a Maria por su primera sesión de fotos y por el rubor en sus mejillas...
-Buenas noches Pepe, ¿nos das una mesa?
-Pasen por favor, para Ud. Dr. siempre la mejor mesa...
Un gran horno en forma de cúpula en ladrillos refractarios frente al cual Luigi, el pizzero, lanza por el aire una enorme masa de pan, le da vueltas sobre el dedo, la vuelve a lanzar y como experto malabarista la captura al vuelo, él es la gran atracción del local...la masa está lista para ser rellenada y puesta al horno.
Comimos y bebimos, el vino corrió en nuestros vasos, nos reímos, cada uno contó alguna anécdota, siempre más alegres, terminamos cantando...
-Estoy mareada, nunca bebo tanto vino, pero me divertí mucho con Uds.
-Nosotros también la pasamos muy bien..¿.Te acompañamos a tu casa?
-Gracias, prefiero me pidas un taxi.
-Te esperamos mañana en la tarde Linda, tendré listas tus fotos para cuando llegues y verás que bellas...
Estoy sentado en la cama, las luces muy bajas, música jazz se difunde en el ambiente; Adriana está quitándose la ropa , lo hace muy lentamente al compás de las notas musicales; ella sabe como excitarme…
-Esta tarde cuando nos metimos en el vestidor, yo me desnudé para cambiarme y me quedé un rato así para que María se acostumbrara a verme y tomara confianza.
-¿Lo lograste?
-Más que eso logré
-Espera, no me cuentes, acuéstate a mi lado, quiero tenerte cerca y acariciarte…
-Ya estoy lista…
-Cuéntame
-Le pedí se quitara la camisa y el sostén para que comparara con mi seno y se diera cuenta que podía posar
-¿Y lo aceptó?
-Si, primero un poco reacia, luego riéndose, en especial cuando tomé su mano y la puse sobre mi seno, mientras con la mía acariciaba el suyo. Quedamos unos segundos acariciando nuestros pechos y mirándonos a los ojos.
-Te amo ,estoy muy excitado al escuchar ésto, ven abrázame, bésame.
-Ella se ruborizó un poco cuando la toqué, pero al tomar su pezón con mis dedos ni se movió. Luego le pedí se subiera la falda para ver sus braquitas, un poco tímida pero poco a poco fue cediendo hasta mostrar su triangulito.
-¡Ya la tienes, entró en el juego!, estoy impaciente ¿podré esperar hasta mañana para ver su reacción?
-Ven, abrázame quiero me ames como tú solo sabes hacerlo......

Se acerca la tarde, ya prepare el set, las luces, los muebles, todo está listo para esperarla; le pedí a Adriana viniera más tarde, quiero quedarme solo con Maria... ¿Vendrá? Tiemblo de sólo pensar en ella, qué agonía es la espera, seré prudente, la conquistaré poco a poco , no quiero asustarla, no es fácil convencerla para que traicione a su marido, ella lo ama, pero yo la deseo, el placer de la corrupción, el sabor de la traición, la fruta prohibida, me exalta , la quiero...El timbre, la puerta..
-Hola Maria, estás muy linda hoy.
-Gracias por el cumplido, estoy vestida muy simple como siempre, una falda y una blusa
-Si, sólo que te queda estupenda...Entra, estoy impaciente, quiero veas las fotos de ayer.
-Yo de verlas,.
-Ven sentémonos en el sofá de la sala, en la mesa del centro puse las fotos.
Toma las fotos en sus manos, las mira una por una, no habla , en algunas se detiene más tiempo, otras las ve y sigue...Observo cada gesto, veo cada movimiento de su cara: ahora, sonríe, abre más los ojos, los cierra, se detiene, se ruboriza, ésta la vuelve a mirar...su rodillas se separan un poco y su falda sube unos milímetros...mi corazón salta, entreveo sus muslos...¿ Se dará cuenta que la miro?...que al verla me ruborizo y tiemblo?...
-Me quedé sin palabras, son todas bellas; algunas un poco atrevidas...
-Un poco nada más, pero...
-No, no digas nada, espera quiero verlas de nuevo con más atención, déjame asimilar la emoción., me gustan muchísimo. Siéntate a mi lado y las vemos juntos ¿quieres?
-¿Que si quiero?, es lo que más deseo ...
Me siento rara viéndome , ¿yo en fotos de estudio?, la verdad parezco una modelo...me gusta verme así...
-En esta te ves fabulosa, ni una profesional saldría tan bien...
-Me gusta, tú eres el artista, logras que me vea bonita.
-Lo eres, yo sólo lo resalto, observa en esta sentada ,cómo te ves...
-Si es bella. pero descubre demasiado mis piernas, yo tengo vergüenza....
Me acerco un poco más y mientras le hablo mi mano toca su rodilla, espero, ninguna reacción, nada dice...
¡Me está tocando! Probablemente no se de cuenta, está habituado a hacerlo con sus modelos; soy yo que con mi timidez creo ideas raras...pero que sensación agradable el calor de su mano sobre mi rodilla...mejor continuo viendo las fotos...¡su mano se mueve! Sus dedos rozan mi piel...suben un poco por mi pierna y regresan a la rodilla como una furtiva caricia...Es imaginación mía, nunca lo haría sabe que no me gusta.¿ No me gusta?, la verdad ya ni yo lo sé, esos dedos moviéndose en mí despertaron deseos extraños, sentí un escalofrió correr en mi cuerpo...
-Esta es muy escandalosa, se ven mis pezones dibujados en la blusa.
-No lo es, es una foto artística, observa el rubor en tus mejillas y el relámpago en tus ojos.
Su mano no deja de acariciar mi piel, quiero negarme, no puedo, mi cuerpo no obedece a la mente. Sus dedos suben poco a poco, encontraron camino en el corte de la falda...mi corazón enloquece...con mi mano sobre su pulso frenó la subida de los dedos, el me mira a los ojos y sonríe, retrae unos centímetros la mano, la suelto...
-Esta es la única foto un poco atrevida, es la que Adriana te quitó el sostén y tus senos quedaron libres...
-Fue muy veloz, no pude oponerme...
-¿Te agradó la mano de ella sobre tu seno?
-¡Qué preguntas, cómo puedes creer eso?
-Te vi, vi como te ruborizaste y como la miraste...reaccionaste igual que ahora que mis dedos están tocando tu muslo, conmigo puedes confiarte, di la verdad...
-No sé, algo extraño sentí, nunca había probado eso, pero me molestó un poco...
Le costó un mundo esta confesión, pero logré que la hiciera; bajó la cabeza y cerró los ojos mientras tragaba saliva, habló con un hilo de voz...Mi otra mano se acercó a su blusa, la desabrochó; tomé un seno, sólido y suave, como un durazno de primavera en mi mano, lo besé suavemente, mientras mis dedos se abrían paso en un costado de su braquita.
¿Por qué permito esto?...amo mi marido, quiero a mi familia...esto no está pasando. Este fuego que me abrasa, el hormigueo en mi interior, esta sensación de placer...no puedo resistirme, mi cuerpo no obedece...lo quiero, necesito este amor...necesito sentir que vivo...demasiado tiempo sin sentir tanto...estoy en sus manos abandonada a su amor...siento que entra en mi con su espada, la siento penetrar poco a poco...le arranco la camisa...enloquecidos damos vuelta sobre el diván...me posee con furia, con pasión...millones de estrellas se encienden en el cielo, mariposas que vuelan, Ángeles que tocan música celestial...el cielo es nuestro...

Un timbre ensordecedor toca y toca, sus repiques estriben en mi cabeza como el ruido de un martillo neumático...logro abrir un ojo, luego el otro; no es el despertador, el maldito teléfono continúa retumbando su ruido en mi cerebro, me levanto a tientas, busco el receptor y contesto de muy mala gana..
-Halo,¿ qué quieren tan temprano?
-Pier, soy Carlos ¿ te parece temprano las once y media de la mañana?
-¡Cómo! Tan tarde? No puede ser, no escuché el despertador, he tenido una noche malísima ..
-¿Estás enfermo?
-No nada de eso, es mi acostumbrado insomnio...di vueltas y más vueltas en la cama sin dormir...
-Te esperamos en el estudio con Adriana y su asistente, ¿cómo se llama? Ah, sí, María, ya están aquí y quieren discutir el catálogo.
-En media hora llego, que me esperen, me ducho y salgo.
Esta timidez mía me está matando, cuando me gusta alguien no logro hablarle, necesito encontrar la manera de decirle a Maria lo que siento por ella, si Adriana me ayudara... ella sabe que soy tímido...

Fredo Nedi
11/10/2003


Texto agregado el 30-03-2004, y leído por 947 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2004-03-31 16:28:45 tú eres el artista hermosa historia india
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]