La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / Buckethead / Inocente Estilo

 Imprimir  Recomendar
  [C:320644]

Aunque mi familia tiene una postura definida ante la vida, al final de cuentas es bastante abierta. Mi tía Consuelo que es muy extravagante, se puede dar el lujo de llamar a mi mamá pasadas las once de la noche para contarle sus problemas. Bueno, es mejor que lo haga por teléfono, sin que yo la escuche, porque en vivo y en directo no la aguanto. Cuando era más chica creía que era mala, como una bruja, por su forma de vestirse y sus lecturas de la línea de la mano. Ahora es más normal, pero está loca. Lo único que hace es hablar de ella todo el rato, de sus cambios de ánimo, de sus sueños, de sus angustias y de sus alegrías. La semana pasada le vino un ataque de nervios y le rogó a mi mamá que fuéramos a comer a su casa.
Fuimos la familia entera, en realidad yo y mis papás, porque la Sofía se quedó estudiando con la Daniela. Como yo tenía clase de piano en el Colegio, desde ahí tomé un taxi hasta la casa de mi tía y llegué un poco adelantada. La puntualidad me castigó. Terrible. Toqué el timbre y me abrió mi primo Gastón.
- Hola Cony, que sorpresa – me dijo.
- ¿Cómo que qué sorpresa? Estamos invitados a comer.
Entonces me explicó que su mamá había partido a un retiro espiritual urgente y él acababa de avisarles a mis papás. Venían a buscarme. Demasiada tontera junta. Desde que paré el taxi sabía que algo iba a salir mal. Nunca ando en taxi.
Gastón me hizo pasar. Casi estornudo por el olor a incienso. Me contuve y me hizo sentar en un sillón café que picaba. Mi primo tomó una revista y la hojeó sin siquiera dirigirme ni medio parpadeo. Me empecé a sentir pésimo, lo único que quería era escuchar el ruido del motor del Nissan V16 de mis papás, pero es tan suave, que cuesta captarlo. De repente miré el macetero de la planta al lado mío, y ví una cosa blanca arrugada. Parecía el globo desinflado de un chicle.
- Gastón, hay algo en la planta, como un chicle – dije acercando la cara al macetero. Mi primo tiró la revista y antes de taparse la boca estalló en una carcajada estruendosa. Agarró la cosa rara y la botó por la ventana para afuera.
- ¿Qué era Gastón?
- Natalia, te despertaste – dijo mi primo.
“Estoy despierta y me llamo Cony” estuve a punto de contestarle, cuando vi a una tipa en camisa de dormir apoyada en la pared. ¡Cómo puede ser que mi tía deje sólo a mi primo con una niña! Me hice demasiadas preguntas a la vez; que hacía en pijama y por qué dormía a las ocho de la noche. Como que nada que ver.
- ¿Sabes que encontró la Cony? – dijo Gastón, riéndose – un Life Style.
- ¿Qué es? – insistí.
- Un estilo de vida – dijo la tal Natalia entre risas.
No entendí el chiste. Cuando subí al auto de mis papás pensaba en cómo iba a comer mi primo si la tía no estaba y ya no tenían empleada…

Texto agregado el 09-11-2007, y leído por 62 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]