La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / larsencito / El gigante y el arquero

 Imprimir  Recomendar
  [C:291869]

Todo el mundo sabe que las uñas del gigante de granja son muco menos resistentes para la construcción de arcos y ballestas que las uñas de gigante silvestre. Robin también lo sabía, y por eso todos los jueves al alba emprendía su viaje, siempre incierto, hacia la cumbre de la montaña en la que vivía el último gigante silvestre.
La calidad de los arcos de Robin era famosa en todo el reino, así como su valentía ya que otros muchos maestros armeros habían intentado subir la alta montaña para conseguir la codiciada materia prima, consiguiendo sólo una muerte que todos imaginaban horrible.
La fama de Robín no tardó en llegar a oídos del rey que quiso conocer personalmente a aquel hombre tan excepcional.
Robin se presentó en palacio llevando el mejor arco que tenía como obsequio para el rey. Éste sostuvo el arco en sus manos durante unos segundos intentando mostrar interés por cortesía.
Gracias por acudir tan presto a mi llamada – dijo el rey, dejando el arco en manos de su Visir- pero no es por tus arcos exactamente por lo que te mandado llamar. Es otro el enigma que creo me puedes ayudar a resolver. Pero antes de nada, creo que lo mejor es que repongas las fuerza gastadas en le viaje
Durante el banquete que siguió el rey no paró de preguntar a Robín por los pormenores de su técnica para cortar unas uñas tan duras como son las de un gigante sin enfurecerle.
Robín contestaba dando evasivas para no revelar su secreto. Le corto las uñas con mucho cuidado Majestad –dijo Robin. Y todos en la mesa rieron por su ingenio.
Pero el rey no quedó conforme con esa respuesta y repitió la pregunta.
Con unas tijeras muy afiladas –contestó Robin en tono de guasa. Esta vez nadie rió, todos sabían que al rey no le gustaba nada tener que repetir las preguntas
Cuando el rey la repitió por tercera vez en la sala se hizo un silencio fúnebre. Robin tragó saliva, sabía que si al rey no le gustaba la respuesta no volvería a repetir la pregunta, sino que le mandaría decapitar. Después de unos instantes –Robin contestó solemne- pago al gigante por su uñas, señor.
El rey mandó decapitar a Robin por su insolencia, mientras gritaba que un pobre armero no tiene oro suficiente para sobornar a un gigante. El rey sabía que caballeros muy ricos habían intentado convencer al gigante con carrozas cargadas hasta los bordes con oro y habían muerto en el intento.
Mientras arrastraban a Robin camino de su decapitación. -Robin gritó- pero yo no le pago con oro, Majestad. Le pago con cuentos.
¿Cómo dices? mequetrefe –dijo el rey encolerizado.
Por cada uña que corto al gigante debo contarle la historia del arco que fabriqué con la uña anterior. Si le gusta la historia me regala la nueva uña.
¿Y si no le gusta? – preguntó el rey mucho más calmado.
Eso, gracias a Dios, no ha ocurrido aún, Majestad –respondió Robin.
El rey se mesó su real barba pensativo y cogiendo el arco que Robin le regaló en sus manos preguntó por la historia de ese arco.
Robín se incorporó y empezó a contar muy despacio:

Todo el mundo sabe que las uñas del gigante de granja son muco menos resistentes para la construcción de arcos y ballestas que las uñas de gigante silvestre. Robin también lo sabía, y por eso todos los jueves al alba emprendía su viaje, siempre incierto, hacia la cumbre de la montaña en la que vivía el último gigante silvestre…

Texto agregado el 26-05-2007, y leído por 591 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
2007-07-27 13:12:37 un CUENTO en mayúsculas, con arqueros, reyes tiranos y gigantes. No le falta nada, hasta un final original tiene. Aún así te recomiendo que revises la puntuación y algún que otro error tipográfico/ortográfico. La envidia es verde. thelma
2007-07-07 22:24:38 ramon, haces que me quede enganchado en tus cuentos hasta el final, sin importar si son cortos o largos.Muy bien. ildego
2007-05-30 23:58:41 Me jodiste Robin, que requetebueno***** elsupernormal
2007-05-28 17:45:29 LINDO CUENTO, INTERESANTE.***** omenia
2007-05-28 13:11:35 que cabron, que cuento tan bueno. Una maravilla maravillosa. Lo que pasa, es que esta mañana al salir de la ducha, me corté las uñas. Desgraciadamente, yo soy como el del chiste que parecía un águila, y de la uña de mi dedo gordo imagino a Robin sacando materia para 13 arcos... elcorinto
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]