La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / sendero / Solicitud

 Imprimir  Recomendar
  [C:28139]

Los Niños duermen y trabajo sin reposo para evitar que las emociones hagan que maldiga. Cada día que pasa soy más sentimental y los nudos de mi garganta se atascan en el pecho y me sofoco.

Desde este lugar las observo; están sentadas, platicando, y la sombra del ceibo las protege del sol inclemente. Debo de estar alerta por si me llaman.

Los niños se sonríen en el sueño, me arrodillo, froto sus cabellos y pido a Dios que conserven la alegría; tal vez así la tuve yo cuando mi padre me cuidaba. ¡Dios!¡Van a jugar! ¡No es buena idea! ¡Pero que importa lo que piense! … Ya tienen la mirada fija, no mueven una pestaña, su cara es un tronco y sólo las manos tamborilean. ¡Maldito juego! ¡Qué vicio más horrible!

Les llevaré zumo de frutillas. Me trueno los dedos y oro para que ella gane. La última vez, — hace como una luna— me hicieron ver mi destino: La triunfadora de la partida me tiró sobre las piedras, desesperada por tenerme, besaba mis labios con su aliento de brebaje y casi asfixio. Al recordar el golpe que sus nalgas hacían al caer sobre mí abdomen, vuelvo a sentirme percudido. Me obligó a besar su entrepierna y por no hacerlo como ella quería, azotó mi mejilla con el filo de sus manos. Me retiré hasta que se satisfizo; avergonzado, con los puños cerrados y mirando hacia abajo.

¡Qué bella es cuando la veo dormir!. Su cabellera extendida es un río encrespado. Navegar en él es encontrarse con el mismo brillo de sus ojos. Su pelo fulgura y lo refleja a la copa del cielo. Es mi señora y enriquece mis sentidos al jugar conmigo. Pero la congoja llega si ella se ausenta, y el silencio pesa como el enramado de un gigantesco árbol. Me hago añicos cuando pierde, pues bien sé que el objeto de la apuesta soy yo y ocultando mi rabia me voy para satisfacer los apetitos bestiales de sus compañeras.

Ruego a Dios que el día de mañana los hombres tengamos los mismos derechos que las mujeres.

Texto agregado el 27-02-2004, y leído por 387 visitantes. (11 votos)


Lectores Opinan
2007-09-24 21:11:40 jeje bueno bueno pensando en el matriarcado...mmm tiempos aquellos! jejejej...bueno la verdad es que la excelente narrativa tuya si nos deja el punto de reflexión: el abuso del "poder" es detestable...sea hombre o sea mujer...genial sr. luzyalegria
2007-04-23 06:47:18 Es muy bueno, Mas creo que no es una cuestión de derechos, somos sometidos hasta donde deseamos!!! ¿ no le gustará a este buen hombre ese juego?jajaja Mis saludos adriana73
2005-11-26 03:48:29 Excelente, "pobre hombre", sufrió de una enfermedad que está de moda en mi país: Acoso sexual.... De eso solo sufren los hombre débiles.... Por eso necesita buscar los mismos derechos. Con hombres como ese nos ganamos el mundo!! Por tus derechos muchos besos estrellados. ctapdb
2004-09-14 21:53:23 Un texto distinto con el toque tan exquisito que le das a todo. La prosa fluye y la acción avanza sin timidez hacia su cometido. Un gran texto. Mis estrellas para ti. Dainini
2004-03-14 11:48:06 Hoy, de colegas, descubriendo a un señor escritor...Gracias por el paseo que ofreces (he descolgado el TE y no recibo llamadas; urgencias...al Hospital) Un abrazo albertoccarles
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]