La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / joeblisouto / Malas conductas

 Imprimir  Recomendar
  [C:228554]

Estaba ebrio, no debería manejar pero qué me importa todo si estaba cagado y calato... ¿Quieres saber por qué? No es que sea chismoso o tenga tendencias exhibicionistas, no, no es así, lo que pasa es que esta tarde conocí a dos chicas que trabajan en el centro de la ciudad, en un puesto pequeño que se dedicaba al quemado de placas de impresión. Apenas las vi sentí que se trataba de mujeres de la vida, casadas, tramposas y que están donde están sin su propia voluntad. Y bueno, les pedí un servicio de quemado de placas pues trabajo en servicios gráficos, y ellas respondieron con una picaresca sonrisita que si, que con todo gusto guapo. Me reí, aunque sin ganas. Luego, fui a una esquina, un bar, mientras preparaban mi trabajo. Tomé una cerveza y papas fritas, y luego, volví al puestecito de las chicas y apenas llegué, las niñas me pidieron unas aguas. Me dio risa lo mandadas que eran, les dije que sí. Les traje dos cervecitas. Gracias, dijeron. ¿Son casadas?, pregunté. Sí, dijeron. Las miré, no eran de mi tipo. Es seguro que yo tampoco para ellas. Ya estaba por irme cuando hubo un apagón, por lo cual no se pudo avanzar el trabajo. Todo estaba oscuro, y eso era así porque era de noche. ¿Y ahora? ¿Qué?, me preguntaron mientras soltaban una risita. Prendieron unas velas y conversamos un buen rato. Me contaron que ambas tenían dos hijos, casadas felizmente y que eran medianamente felices. Les conté algunas cosas que hago, por ejemplo que me dedico a las artes gráficas por necesidad, ya que no sé qué otra cosa hacer. Ellas me preguntaron si era casado. No, les dije. ¿Eres gay? No, les dije. Pago por estar con una mujer, soy misógino. ¿Misógino?, dijeron, ¿qué es eso? Bueno... es alguien así como Henry Miller, es decir, que no le gusta depender de la mujer, no confía en ellas, pero, de alguna manera, las agrede, las usa... ¡¿Qué, eso es usted señor?!, exclamaron. Les dije que sí, que tengo ese problema, y por ello, es que prefiero pagar por estar con una mujer; la verdad es que ni eso hago, prefiero comprarme un video porno y masturbarme, pero eso no iba a contarles a las chicas, no, claro que no. De pronto, la luz volvió y ambas se alegraron como niñitas, me entregaron las placas. Ya me estaba hiendo a continuar mi trabajo cuando ambas me dijeron si deseaba tomar una copa con ellas... Las miré, y les dije que para otra vez será. Lo que pasa es que a usted no les gusta las mujeres... ¿Y los hombres?, dijeron, soltando una fuerte carcajada. Ya vuelvo, les dije, y volví. Salimos los tres y fuimos a un bar que estaba a tres cuadras del centro de la ciudad. Nos sentamos en una banca y pedimos una botella de cerveza. Nos la acabamos y la seguimos y seguimos... No recuerdo mucho la continuación pero me hallaba bailando con una de ella mientras me cogía los cabellos y jugaba con sus dedos... yo seguía bailando hasta que dentro de mí salió una palabra, terrible por cierto, pero era lo que sentía expresar... Le dije que era una puta, y no lo grité, no, se lo dije despacio, como la voz de dios que retumbaba su alma... Me miró a los ojos, me soltó, retrocedió y salió del lugar con las manos en la cara, mientras su amiga se acercaba preguntándome qué había ocurrido. No quise decir nada, mas bien me sentía extraño, asustado, como si todos los platos del lugar los hubieran roto en un solo segundo. Lo siento, le dije. Me alejé de ellas y subí a mi auto y mientras me alejaba cinco tipos se pusieron frente al auto. Me sacaron, me golpearon y luego, me robaron todo lo que tenía... Cuando abrí los ojos, estaba en la calle, en calzoncillos y con un letrero que decía maricón... Me sentí mal, muy mal mientras buscaba mi auto. Lo vi en una esquina, sin lunas ni mi equipo de música, pero funcionaba. Estaba mal, resaqueado... Iba a ir a mi casa, pero me dije que no, que era mejor ir a un bar para sacarme ese malestar, cogí unas ropas que tenía en el auto y me vestí. Llegué al bar y continué bebiendo hasta que todo me daba vueltas... Subí al auto y sentí que todo el mundo se burlaba de mí... Lo prendí y fui hacia mi casa, me sentía muy mal, y todo por decir tonterías...



San isidro, agosto de 2006

Texto agregado el 12-08-2006, y leído por 481 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
2014-08-14 16:40:28 Me gusto. Me rei, me interese, el personaje es creible. saudade
2006-08-12 10:35:42 estaba bueno pero metiste la pata, ya te dire como en tu libro de visitas. inakix
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]