La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / ojo_y_tiempo / No te llamaré Señor, ni Mesías ni Rabí

 Imprimir  Recomendar
  [C:173505]

No te llamaré Señor, ni Mesías, ni Rabí.
Eres un Yo con mi rostro y mis manos,
No quiero quebrantar tu cielo ni el mío,
¿recuerdas?. Aquí estoy de comienzo a fin
no te llamaré Señor, ni Mesías ni rabí.

No pintaré tu rostro, ni escribiré mandatos,
Te observo y no me ignoras,
Mirad mi arquitectura!, acaso ¿no es la tuya?
Sella mi sangre, y sella mis miedos.

Sal de donde te encuentras,
Preséntame a mi mismo, ignórame talvez.
Soy el que siempre siguió tus manos.
Pero aún así no te llamaré como todos te llaman.

Otros, muchos, millares han edificado para ti.
Mas no puedo siquiera nombrarte.
Ten mis ansias, mi infierno en letargo.
No me llames Hijo, ni oveja ni fiel.

Comiénzame de nuevo,
Aquí donde hoy pongo mis pies,
Cuantos muchos han puesto los tuyos,
Deja de mirarme, no soy lo que sueñas.

No te llamaré Yahvé, ni eterno, ni nada.
Eres el mismo, un poco más viejo, pero el mismo.
Con tu figura en mármol y piedra caliza,
No te conozco, no te puedo imaginar.

Siéntate junto a mi fuego,
No te llamaré, se que ya estás.
Bebe conmigo la desdicha,
No te callaré, se que te has ido.

No te llamaré Mesías, ni idiota ni genio.
Mis palabras son de aquel que las oye,
¡cuánto nos parecemos!
Abandona tu lecho y no me nombres.

No escribiré sermones, ni bañare mi cuerpo en aceite.
No daré de comer a los ancianos y no lucrare con tus muertes,
No dejaré mi cuerpo en sepulcro ni siquiera por tres días,
No caeré rendido, no me diste alas.
No te llamaré Señor, ni Mesías ni rabí.
Simplemente dejaré mis noches abiertas,
Estas lagrimas que corren no son de miedo, ni siquiera de amor.
Es la desdicha y la angustiosa espera de aquello que tu nombraste.

Grítame, no ves que miro a tus ojos?
No, yo no viajo en bancas mal olientes,
No rasgo mis rodillas ni creo en tu rebaño.
Dadme lo que sabes que espero. Dejadme en paz por un segundo.
Dejadme en paz,
Pues aunque no te nombre, sabes que hablo contigo,
Sabes que camino contigo.
Más puro, más amigo.
No te llamaré Señor, ni Mesías. Ni rabí.
Para eso, para eso no he nacido.
Para eso, tú me has dado fin

Texto agregado el 17-01-2006, y leído por 77 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
2006-05-16 18:20:47 me gusto tu idea, a grandes rasgos comparto eso de no nombrar a Dios el decía yop soy el que soy y el tao dice el tao que puede ser nombrado no es el tao verdadero calebbrong
2006-01-19 21:52:37 la lucha humana, la soledad, el vacío, sin importar si crees o no, él está y no te ha dado fin, nosotros mismos dirigimos nuestros paso al fin, él solo contempla inmóvil nuestra destrucción. honeyrocio
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]