La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / gata_lectora / EN LA OFICINA (VOL.4)

 Imprimir  Recomendar
  [C:167955]

¡Campanitas, campanitas, suenan sin cesar...! y a pesar de que la navidad fue la samana pasada aún retocan en mi cabezas esas malditas melodías que escuché por días en el árbol navideño de la oficina, en la cafetería, en el Centro Comercial..., en fín, la cosa es que en medio de estos días de fiestas y de vacaciones de muchos miembros de este templo del trabajo, yo debo estar aquí tipeando una serie de informes vanales y burocráticos. Laura está desaparecida hace unos días por culpa de una gripe que la hacía hablar como Betty de los Picapiedras y Jim se cambió de oficina por falta de espacio propio. En realidad es una garantía que merecía, pues los archivadores a su alrededor parecían comercelo de a poco. El problema surgió después que se fue, cuando extrañamente me percaté que lo echaba mucho de menos... ¡Pero si es un pobre idiota...!, bueno un idiota tierno que me enviaba lindos mensajes y que dejó de hacerlo cuando vió que yo pasaba demaciado tiempo espiando a Alejandro.
Con el Subrrogante, no hubo caso. La segunda vez que intentó pasar un rato agradable conmigo no le fue de lo mejor, porque decidí responderle haciendome la fiera apacionada, pero al parecer eso lo asustó y no hubo caso de que se le parara.., lo que se tenía que parar.... Eso parece haberlo avergonzado a tal medida de que no volvió a hablarme, pidió sus vacaciones adelantadas y al volver, pidió el traslado de piso hacía otra Unidad..., y yo me quedé aquí sin explicaciones y recordándolo cada vez que almuerzo spaguetti.
Suena mi teléfono: mi jefe pidiendome el favor de que le haga un café. Me dispongo a hacerlo cuando veo a Jim de frente, mirándome como raro. -"Chica, te extraño" - me dice con tono entre irónico y verdadero. "Yo también"- respondo no muy convencida, pero me asusta como me hace sentir su comentario. Luego sólo pasa a mi lado siguiendo su camino, lento, silencioso, "idiota", como pienso yo, pero ahora me dan ganas de quitarle lo idiota tanto al pensamiento como a mi compañero.

Texto agregado el 26-12-2005, y leído por 205 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
2007-08-18 20:15:50 mmm...estoy confundido, estoy leyendo un cuento o un diario intimo?, no se, y no importa...esta bueno, me gusta... rafael_santino
2006-02-25 20:50:52 mmm...leerte me produce la senzacion de estar en el lugar mismo... me explico, casualmente estaba tomando un cafe mientras leia tu cuento y entre el olor a cafe y el quilo de papeles que tengo en mi escritorio me sentia en una oficina, mis felicitaciones, buen escrito, buen estilo... juliojeda
2006-02-18 19:47:05 me gusta tu estilo, son cosas cotidianas pero narradas muy bien, felicidades. me gustaría tu opinión sobre mis pocos escritos. hasta pronto SHARKCESAR1
2006-01-24 19:18:34 La oficina y el ambiente laboral dan mucha pasta para hacer todos los spaguettis que hagan falta. Cotidiano tu texto, lo encuentro llamativo, entretenido; lo imperdonable son las faltas ortográficas. Saludos. cvargas
2006-01-24 01:42:16 Atrapa, y es suficiente para saber que anda bien la trama y la prosa. Pero...¿si revisas la ortografía un poquitín?...pero bueno...no es nada... aukisa
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]