La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / gui / www.los descargosdelaarañaderincon.com.

 Imprimir  Recomendar
  [C:16424]

Soy lo que ustedes denominan una repugnante araña de rincón, un ser despreciable que no se merece ni la más mínima compasión y que su sola vista provoca la histeria de todos los que le temen. Vamos por parte. Si bien es cierto que soy un personaje de cuidado, encuentro bastante desmesurado de su parte que muestren mi fotografía en todas las farmacias del país como si yo fuese Jesse James y ofrezcan recompensa por mi cabeza. Es verdad que algo de veneno manejo para mis menesteres pero que no se compara en lo absoluto con esos nutridos arsenales de guerra que atesora E.E.U.U. para defenderse de sus enemigos, es decir, todos. Además ¿alguien se ha tomado la molestia de preguntarse que pienso yo de ustedes? ¿Acaso no creen que es desolador que cristiano que me descubra pegue tal alarido o se quede paralogizado igual que si hubiese visto a Bin Laden? En eso hago causa común con mis hermanos mayores, los ratones, las bichas, las salamandras y tantos otros, que, aunque ustedes no lo crean, se gastan lo que no tienen en psicólogo para que éste les ayude a recomponer su desmedrada imagen. Alguien debería asumir los costos de estas molestias y quien sino ustedes, seres dañinos que la proclaman a una como la peor alimaña del universo y sin embargo permiten que sus delincuentes, sean estos pederastas, traficantes, asesinos, ladrones, dictadores, etc. puedan eludir todos los medios de comunicación y conservar su anonimato para que una vez recuperada su libertad, continúen en lo mismo. Por otra parte ¿alguno de sus científicos se ha tomado la molestia de inventar un spray para eliminar a estos engendros así como no les ha temblado la mano para crear aracnicidas, insecticidas, raticidas y bactericidas? Por supuesto que no. Aparte de todo esto, somos atrozmente discriminadas. Cuando inventaron un concurso que se llamaba Tincazoo, consideraron a todos esos animales hipócritas que han socializado con ustedes por puro interés pecuniario. ¿O me van a decir que el pulguento ese que le dicen perro, está al lado del hombre por simples bolitas de dulce? ¿O esos gatos perezosos que lo único que saben es practicar a la perfección el CDD (Comer, defecar y dormir)? O el oso, que ya me quisiera yo que se encontraran con uno de ellos para que desmitifiquen su imagen de animalito peluche cuando este les dé su famoso abrazo y les deje las costillas hechas puré. ¡Claro! Pero a la araña, a la rata, a la lagartija, a la bicha, al cangrejo y a todos esos pobres animalejos que les parecen poco atractivos, no los consideraron para nada. A veces me dan ganas de entablar una demanda pero después me digo ¿Qué saco si los abogados que ustedes utilizan tanto como las aspirinas, están todos o casi todos comprados? Y les voy a decir una sola cosa: Nada más feo y horripilante que los seres humanos, que lo mismo que les aterroriza en mí, ustedes lo poseen multiplicado por mil. Me dicen venenosa y desde mis rincones he podido conocer a algunas señoras y señores tan deslenguados que –palabra-me ruborizan. Dicen que soy patuda y no se miran esas largas extremidades que tienen ustedes para avasallar, para mentir, para engatusar; que tengo hábitos nocturnos, no me hagan reír que conozco a unos cuantos que no conocen ni el sol ya que salen en la pura noche y son bohemios, borrachos y pendencieros. Aducen que convivo con el hombre en su casa ¿y que me dicen de los pegotes que van de visita y se quedan un mes? ¿O los allegados que dicen que van a estar un mes y luego echan al dueño de la vivienda y se quedan con la propiedad. Ahora mismo, posada sobre un periódico, leo –porque tuve que aprender a hacerlo para saber como defenderme de ustedes- leo, digo, a todo el ancho de la página, que una niñita fue mordida por una loxosceles laeta (Fíjense en el nombrecito que me pusieron). Pero el periodista no se tomó la molestia de profundizar en el tema ni dijo que esa misma chicuela estaba desnutrida o que su padrastro la acosa o que la picó la araña porque vive en una ambiente de pobreza indigna que tampoco es mi culpa porque yo no soy ministra. Yo si que no soy clasista y convivo con pobres y ricos y la única diferencia en que en la casa de los primeros me oculto detrás de los calendarios y la ropa colgada y en las mansiones de los últimos lo hago detrás de sus valiosos cuadros y finos muebles. Pero que le voy a hacer, soy una anatematizada, la Juana de Arco de los bichos y créanme que aunque me pulvericen y me aplasten en los muros, seguiré siendo auténtica, algo que muy pocos de ustedes podrían asegurar sin que se les caiga la cara de vergüenza. He dicho. Espero respuestas en mi “picada” en Internet www.los descargosdelaarañaderincon.com. Atrévanse, no se van a arrepentir de conocerme más a fondo.

Texto agregado el 03-11-2003, y leído por 567 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2003-11-03 19:54:35 Doña araña, cumplo en informarle que ha caído Ud en lo mismo que condena. Falsa generalización mi querida! Conozco un niño de seis años que vive fascinado por ustedes, del mismo modo, en la fauna urbana-como diría el Ingeniero Falcón- hay varios especímenes con costumbres tan similares a ustedes!!! Tejen sus telas tratando de enredar la presa que les dará de comer, a pleno sol casi no se notan y en cuando se encienden las luces de la noche se ven a la distancia, y tienen un veneno...En fin, que los hay, los hay...y no tienen el valor agregado de un mito que explique dulcemente porque y tejen y tejen. Dígale a don Gui, cuando le vea, gracias por haber compartido su dirección de internet. hache
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]