La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / victorvac / La última afeitada

 Imprimir  Recomendar
  [C:144765]

Cuando ví su cara tras la puerta me sorprendí, era mi hermano, que haces acá le pregunte, si hace un par de días te deje en el aeropuerto, yo te hallaba en el norte y no aquí frente a mi, me miró a los ojos traspasándome cierta angustia temblorosa , ve armar tu mochila me dijo… y pon dentro de ella todo el equipo de montaña que tengas, acompáñame a buscar a Miguel, lleva 5 días perdido. Yo no subía un cerro hace casi dos años, pero allí estaban mis cosas listas para partir, algo había leído sobre los andinistas perdidos en el Volcán Osorno dos chilenos y tres extranjeros, pero jamás lo relacione con Miguel, el experimentado compadre de mi hermano, durante un silencioso viaje en bus, J-Luis como le decíamos nosotros, me contó lo acontecido… yo debería haber estado allí me dijo, durante los cuatro últimos años lo acompañe a todas las ascensiones, teníamos un dicho… la cuerda comienza en mi y termina contigo, nos sentíamos seguros los dos juntos, habíamos planeado esta ascensión hace cinco meses y conocíamos muy bien las rutas del volcán, y que paso que no fuiste, le dije yo, estaba comprometido con pasar a verte a ti, por lo de tu cumpleaños y alcanzar a estar una semana con la Mamá, antes de integrarme a mi nuevo trabajo en Caldera, además los Alemanes atrasaron en una semana su venida y bueno Felipe, el que te remplazó a ti en la cordada de los tres chiflados como le decíamos nosotros, tenía muchas ganas de ir y ahora me remplazaba a mi, le deje mi lugar, tiene que haber ocurrido algún imprevisto me dijo, yo creo que si asentí, para mi el ultimo recuerdo del Volcán fue la vez que bajamos de noche los tres juntos cantando, el era un experto, un conocedor de la montaña y la respetaba, los canadienses que bajaron primero y dieron el aviso deben saber, hablaremos con ellos apenas lleguemos al lugar, de allí mi hermano se envolvio en un profundo silencio hasta que llegamos a Osorno.
Miguel había hecho cumbre con los tres alemanes, Felipe y los dos canadienses que se habían unido al grupo en la ascensión, que fue en dos cordadas y lenta, por la edad de uno de los extranjeros, arriba nos atrapo una tormenta nos dijo uno de los canadienses, bajábamos muy lento, uno de los alemanes tenía problemas de salud y como se nos hacía tarde, mi compañero y yo decidimos abandonar el grupo y bajar lo más rápido posible, tiene que haberse complicado dijo mi hermano, sabíamos que jamás se debe romper un grupo, todos suben y todos bajan , el jefe de expedición ordena y hace, el resto acata, manda la experiencia y el conocimiento de la ruta… en eso mi hermano y yo sabíamos que Miguel era muy claro, después no los vimos más, a nosotros nos cogió la noche abajo al llegar al refugio, los otros quedaron arriba, concluyo el canadiense.
Cuando llegamos al refugio nos comunicaron que habían avistado un grupo de cuerpos arriba en la cumbre del volcán, pero que eran cuatro , esperamos a que los bajaran y pudiéramos saber quienes eran y quién faltaba, los encontramos a todos juntos, congelados, nos dijeron… bajo un cerro de nieve semicircular, allí estaban los tres alemanes y Felipe, mi hermano cuando lo vio, se acerco, le limpio la cara y rezó frente a el tocándole la frente silenciosamente, al ver que faltaba Miguel, me dijo… sabes tiene que haber vuelto a subir con todos, a buscar la pequeña cueva que hay en la cima y allí refugiarse, al parecer no la encontró, tiene que haber estado muy oscuro y con la tormenta encima, entonces decidió vivaquear (hacer un muro de nieve y protegerse detrás de él todos bien juntos dentro de sus sacos), pero él no se quedo, conocía demasiado bien la ruta y sabía que aunque estuviese oscuro y con tormenta el podía llegar abajo, subamos por la ruta que justo se cruza arriba en donde encontraron los cuerpos, yo asentí y comenzamos a subir con dos compañeros amigos de mi hermano que eran del cuerpo de socorro andino. Mientras subíamos siempre mantuvimos la esperanza, aunque pequeña de que lo podríamos encontrar vivo… si algo me pasa en la montaña, tu me encontraras J-Luis, tu sabes que siempre dejo señales decía Miguel, pero hicimos cumbre y nada, después bajamos lo más tarde posible casi oscureciendo, miramos y miramos, pero no lo encontramos, ya una vez de noche en el refugio mi hermano me dijo que mañana subiríamos paralelo a la ruta, desviándonos, tiene que estar por allí, seguro de que no había tomado otra ruta, ya que lo conocía lo suficiente como para saber que hubiese hecho Miguel, internamente sentía que estaba cerca.
Muy de madrugada reiniciamos la búsqueda, esta vez subimos seis e hicimos dos cordadas de tres y cubrimos ambos lados paralelos a la ruta, ya pasada la mitad del trayecto con la cumbre a un par de kilómetros y con menos nieve por los tres últimos días de sol, mi hermano se detuvo, me miro y dijo, mira allá (como 200mt.) hay algo rojo sobre la nieve, caminamos casi corriendo, con el palpitar ahogando nuestro agitado respirar, si era una marca, un pañuelo rojo semienterrado, nos acercamos lentamente manteniendo la fila de la encordada, cuando se detuvo y nos hizo el gesto de parada, para que enterráramos bien nuestros grampones amarrados a las botas, yo tome la cuerda firmemente y le dije… grieta, si me dijo, el pañuelo esta amarrado a un piolet (especie de picota de mano) que esta enterrado con un mosquetón que sostiene una cuerda que se entierra hacia abajo, mientras yo llamaba por radio al otro grupo que subía paralelo a nosotros, mi hermano entierra su piolet y engancha una cuerda, me mira para que yo haga lo mismo y lo aseguremos, comienza a golpear la nieve violentamente mientras tiraba de la cuerda enterrada, de pronto PLUUMM… el estruendo del desplome de la nieve frente a sus pies, una vez asentado el polvo de nieve que voló por los aires, levanta su mano haciendo el gesto que lo habíamos encontrado, yo me acerque a el, nos aseguramos bien al borde y comenzamos a descender , a unos 6mt. de la superficie, apoyado a una roca entre nieves, estaba sentado Miguel, totalmente congelado y bien afeitado, él siempre había dicho que cuando sintiera la muerte en la montaña se afeitaría, porque el hielo pegado a la barba en todos los cuerpos que había rescatado, era según opinión de todos una imagen demasiado fuerte, demasiado desgarradora, borrando la tranquilidad del sosiego de quién comienza a dormirse sin darse cuenta, producto del congelamiento, rociamos agua por los bordes para soltarlo, mi hermano entre lagrimas comenzó a limpiar su cara y mojarle la cabeza, logrando soltar el gorro rojo para intercambiarlo por el de él, que era exactamente igual, primero lo subimos a él y luego su mochila, una vez arriba todos lo rodeamos, todos lo respetábamos demasiado, él era un conocedor de toda la montaña desde Santiago hasta Coyhaique, nos arrodillamos lentamente, mientras mi hermano comenzó a rezar, caímos en un silencio que solo vino a despertar el ruido del helicóptero que nos venía a buscar.
Ya en el refugio mi hermano se acerca a mi y me entrega un papel con una nota, lee me dijo, lo escribió Miguel antes de congelarse… la nota decía:
“ J-Luis mi hermano, mi amigo, mi compadre, deje un pañuelo rojo como señal y se que tu me encontraras, me acabo de afeitar y yo se lo que significa eso, en cada una de mis escaladas, siempre presenti que algún día la montaña me llevaría, ya no me queda carga en la linterna y todo se esta poniendo muy oscuro y frío, lamentablemente me tope con esta grieta que me saco demasiado de ruta, la noche era muy cerrada y el temporal que aún azota arriba no me dejo continuar, al resto del grupo los deje arriba bien juntos, en un vivaqueo, espero que puedan sobrevivir, aunque lo veo difícil, Dios quiso que tu no nos acompañaras, gran tarea te espera, cuida a mi hija querida y su madre, te las encargo de por vida, gracias amigo, contigo he crecido y pasado los mejores momentos de mi vida”.

Texto agregado el 01-10-2005, y leído por 271 visitantes. (13 votos)


Lectores Opinan
2005-10-09 05:31:23 Muy buena narrativa. Saludos chamalu
2005-10-08 05:43:35 que lectura... muy entretenida, dinámica. mis ***** Xiluna-Simena-resucitada
2005-10-06 23:34:43 Magnífico relato de una tragedia en el volcán Osorno.Narras bien,con soltura, en forma lineal.Te leí sin parar y terminé con frío y con pena.Felicitaciones. 5* lengua_de_puma
2005-10-06 23:31:42 ***** denada
2005-10-06 03:30:43 Muy bueno Victor! ***** peinpot
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]